La eólica generará 67.000 empleos en España en el año 2030

El mes pasado, la Asociación Empresarial Eólica (AEE), en colaboración con la Escuela de Organización Industrial (EOI), nos deleitaba con una gran noticia durante las jornadas WindTalent: el sector eólico tiene oferta suficiente para cubrir un total de 67.000 empleos en España en el año 2030. La pregunta es: ¿cuántas personas trabajan actualmente en este oficio casi desconocido?

Según la AEE, éstas serían unas 30.000. Dicho con otras palabras, la ocupabilidad de cara al 2030 podría llegar a duplicarse. Para que esto sea posible, sin embargo, no sólo necesitamos poner las energías renovables en el centro del tablero (que también). Sino que tenemos que dar a conocer, en especial a los más jóvenes, el abanico de oportunidades que supone dedicarse a dicho sector. Pues, trabajar para la eólica, supone trabajar por un mundo más sostenible, seguro y eficiente.

Según datos de la Agencia Internacional de las Energías Renovables, hay más de 12 millones de empleos destinados a las energías renovables en el mundo.

¿Y qué se necesita para producir energía eólica a través del viento? Exacto, aerogeneradores. Pues, según la AEE, para 2030, la fabricación de aerogeneradores seguirá creando la mayor parte de los puestos de trabajo dentro del sector, representando el 54% del total. Y es que, aunque estas máquinas son fiables y sus contratos de mantenimiento suelen garantizar una disponibilidad por encima del 97%, a veces, como todo en esta vida, fallan. Es entonces cuando los profesionales deben acudir para un mantenimiento correctivo, una revisión técnica o una nueva instalación.

El potencial de la eólica marina continúa…

La AEE estima que, a partir de 2025, habrá 7.500 puestos de trabajo en el sector eólico marino nacional. Una afirmación que no debería sorprendernos teniendo en cuenta que, el año pasado, un estudio de EIT InnoEnergy, encargado a la consultora independiente Enzen, ya decía que el viento marino produciría «5.000 millones de euros de facturación anual en 2030 en España y Portugal».

Las cifras mundiales también vienen soplando con fuerza, nunca mejor dicho. El sector prevé que la demanda personal se triplique en esta década: de 300.000 a 900.000 puestos laborales. Es más, la potencia instalada de energía eólica marina alcanzaría los más de 110 gigavatios para 2025 y las 250 gigas para 2030. Un impacto más que positivo tanto medioambiental como económicamente.

«España tiene la gran oportunidad de convertirse en un hub industrial y de desarrollo tecnológico, especialmente de la tecnología flotante».

Juan Virgilio Márquez, director general de AEE

 

¿Estamos preparados?

Esta es la pregunta del millón. ¿Está el país preparado para asumir la generación de todos estos puestos de trabajo? ¿Disponemos de profesionales suficientes, altamente cualificados, para hacer frente a las tareas correspondientes?

Un oficio como éste requiere de conocimientos en torno al desarrollo, la fabricación, la construcción, la instalación, la operación y el mantenimiento de los parques eólicos. Se espera que los trabajos de construcción y desarrollo representen la mayor parte del empleo durante la próxima década. Mientras tanto, los trabajos de operación y mantenimiento, impulsados por la capacidad instalada de los parques eólicos, representarán alrededor del 12% de aquí a tres años.

Anticipémonos a lo que está por venir. No podemos dejar pasar la que podría ser nuestra última oportunidad. Ya hemos dicho sí a la eólica, ahora solo nos queda ser consecuentes con la decisión tomada.

¡Es la hora de las renovables!