Transición
energética

go to the next section

La obsolescencia del modelo energético

El modelo energético actual está obsoleto. El sistema, el cual es liderado por las energías no renovables, es muy poco eficiente. Un porcentaje muy elevado de la energía primaria se desperdicia. Además, genera un volumen considerable de gases de efecto invernadero y residuos radiactivos: sustancias incompatibles con la protección del medio ambiente y la salud.

Por este motivo, Catalunya debe apostar por una transición energética. Un cambio de modelo en el que la electrificación sea el vector de progreso para lograr la reducción de emisiones, gracias a las tecnologías renovables altamente competitivas como la eólica. El sector eléctrico debe avanzar hacia escenarios en que sea capaz de cubrir la nueva demanda eléctrica sin penalizar los objetivos de reducción de emisiones.

Y para que esto sea posible, esta transición energética de los combustibles fósiles a las renovables debe ir acompañada de una planificación ambiciosa, segura, eficiente y sostenible económicamente. Una planificación a largo plazo y que plantee una serie de retos para su cumplimiento.

Un nuevo mandato

De hecho, a través de un mandato de la Unión Europea, el Parlamento de Catalunya y el Govern, a Cataluña ya se le han impuesto unos objetivos muy claros: hay que cubrir el 50% del consumo eléctrico del país a partir de generación renovable. La meta para 2050 es conseguir que el consumo energético en Europa tenga un origen 100% renovable.

Estos objetivos suponen la instalación de 400mW anuales nuevos de energía eólica. La magnitud del reto es enorme si se tiene presente la situación de parálisis que han sufrido últimamente los proyectos renovables en Cataluña. Y para que esto sea posible, es necesario:

  • Responsabilidad política, con el establecimiento de un mecanismo de gobernanza robusto y eficiente que garantice el adecuado cumplimiento de los objetivos propuestos.
  • Una reflexión sobre el diseño del marcado.
  • Un marco de financiación adecuado.
  • La participación de todos los sectores involucrados.
  • La implementación de todas las fórmulas, sin exclusiones: habrá que incrementar el autoconsumo, instalar parques eólicos y fotovoltaicos, cualquiera que sea su titularidad, privada, pública o colectiva, o mixta.
  • Comunicación y concienciación social

Y sobre todo acción inmediata, porque la visión a largo plazo comienza ya con las decisiones actuales.