Las fuentes limpias impulsan el empleo mundial en energía

Son buenas noticias las que nos llegan desde el ‘Informe mundial sobre el empleo en la energía’, publicado por la Agencia Internacional de la Energía (AIE). No sólo es que el empleo global en energía ha vuelto a recuperar los niveles prepandemia, sino que las fuentes limpias ya representan más del 50% de la ocupación en el sector energético mundial. Una cifra que, además, se prevé que mantenga una progresión del 6% en los próximos años. Mucho que celebrar, ¿no creéis?

Mientras el empleo en sectores de energía limpia ha ido in crescendo, áreas como la del petróleo y el gas han experimentado fuertes caídas que, meses después de la pandemia, no han conseguido remontar. Sea como fuere, los empleos energéticos ya representan, a día de hoy, el 2% de la fuerza laboral total (es decir, nada más y nada menos que 65,7 millones de personas en todo el mundo).

Screenshot_1

 

Energía limpia: importancia a lo importante

Más de la mitad del empleo energético se encuentra en la región de Asia-Pacífico. En concreto, sólo China por sí sola representa el 30% de la fuerza laboral mundial en energía (con 19,2 millones en 2019), frente a los 7,9 millones de Norteamérica y los 7,5 millones de Europa.

Lo que está claro es que el empleo de energía limpia crecerá, compensando la disminución de los empleos de combustibles fósiles. Según el informe de la AIE, se estima la creación de 14 millones de nuevos empleos en energía limpia para el año 2030, mientras que 16 millones de personas cambiarán de rol o de sector, especializándose en el campo de la sostenibilidad energética.

Un dato a tener en cuenta es que el 45% de la mano de obra destinada al sector de la energía pertenece a trabajadores de alta cualificación, un porcentaje muy superior al del conjunto de la economía (25%).