Faltan 280 GW de eólica marina para alcanzar la neutralidad climática en Europa

El tiempo juega en nuestra contra. Por suerte, la Unión Europea lo sabe. Para alcanzar la neutralidad climática en Europa antes de 2050, la energía eólica marina debe pasar de los 15 GW actuales a un total de 300 GW. Una cifra impactante que nos recuerda que, definitivamente, estamos lejos de cumplir con los objetivos establecidos. ¿Cómo revertir esta situación?

Los países del Mar Báltico lo tienen claro. Siendo éstos una parte clave de la construcción de la eólica marina en el continente, la solución pasa por aumentar la cooperación entre territorios y la instalación de parques eólicos. Es por ello que, desde el pasado 30 de agosto, los ocho países del Mar Báltico se han comprometido a incrementar el impulso de la eólica marina con el visto bueno de los Jefes de Gobierno y Ministros de Energía correspondientes. Pero, ¿qué objetivos se han establecido exactamente?

Por el momento, alcanzar 19,6 GW en 2030 para, diez años después, poder llegar a una cifra más ambiciosa. Pasito a pasito, que se dice…

Finlandia, sin parques eólicos a gran escala

Suecia, Finlandia, Estonia, Letonia, Lituania, Polonia, Alemania y Dinamarca. Estos son los países involucrados en este nuevo reto renovable. Dos de ellos, Alemania y Dinamarca, son los únicos en poseer parques eólicos a gran escala. ¿El resto? Esperan aumentar su ritmo de construcción a corto plazo.

Polonia quiere tener 6 GW para 2030 y 11 GW para 2040. Finlandia, que aún no tiene ningún parque eólico a gran escala, espera el primero para 2026-2027 y, un segundo, para 2028. En Suecia, 15 GW están a la espera de ser aprobados. Mientras que en Estonia, Letonia y Lituania también quieren poner en marcha sus primeros parques eólicos marinos antes de la fecha límite (2030).

Está claro que la promesa de multiplicar por siete la producción eólica en el Báltico no se está quedando en palabras vacías.

Seguridad energética

Más importante es todavía saber que este no es sólo un asunto de neutralidad climática. La región del Mar Báltico lleva años dependiendo de las importaciones energéticas rusas. Las renovables son, seguramente, la única vía para el alcance de una soberanía energética imprescindible en los tiempos que corren… Cooperar. Instalar. Y, sobre todo, acelerar los permisos. En estos tres pilares está la clave de un compromiso que decidirá el futuro de todos.