España bate récords mientras Cataluña se queda a la cola de las renovables

Dos caras de una misma moneda. El año 2021 ha coronado a España como el segundo país europeo en generar más electricidad con energías renovables, un hito que le coloca por delante de territorios como Francia o Italia y le acerca, poco a poco, a la deseada soberanía energética. Se trata de una carrera a la que cada vez se suman más países aunque, como siempre, hay una excepción que confirma la regla: España bate récords, ¿dejará Cataluña de esquivarlos algún día?

El viento sopla con fuerza; el sol, también quema

Sol y viento produjeron en España más de 86 gigavatios hora (GWh) en el año 2021, un tercio del total de la producción nacional. Son datos que publica la Red Europea de Gestores de Redes de Transporte de Electricidad Entso-E, a través de Red Eléctrica. En concreto, se señala que las energías renovables han conseguido generar casi el 47% de la electricidad en el país. Dicho con otras palabras, nos encontramos ante un máximo histórico imprescindible en los tiempos que corren.

Sol y viento produjeron en España más de 86 gigavatios hora (GWh) en el año 2021, un tercio del total de la producción nacional.

 

La energía eólica supo liderar la producción con más del 23% del total de energía producida e incrementando su generación en un 10%. Por su parte, la fotovoltaica creció en un 37%, llegando a representar el 8% del total del mix de producción. En términos generales, las energías renovables ampliaron su capacidad de generación en un 7,2% con la incorporación de 4,3 nuevos gigavatios (GW).

Alemania se lleva el oro

Sólo un país está por delante de España en este pódium: Alemania. El territorio de Europa Occidental lidera el ránking de naciones europeas con más potencia renovable, dejando detrás a Francia e Italia.

Si hablamos de comunidades autónomas, el oro sería para Castilla y León con 12 GW, es decir, ¡más del 95% del total generado! Le seguirían Andalucía, Castilla-La Mancha y Galicia. ¿Sabíais que estas cuatro CCAA suman más del 50% del total de energía generada en todo el territorio español?

Es el turno de Cataluña

O, al menos debería serlo. Y es que el territorio catalán no puede quedarse atrás, desaprovechando las oportunidades sociales y económicas derivadas de un futuro verde y limpio a partir de la generación de energía sostenible. La transición energética hacia las renovables o la hacemos, o nos la harán.

Sin soberanía energética, Cataluña se verá obligada a importar energía renovable de Aragón o Francia, construyendo líneas de muy alta tensión (MAT) que crucen el territorio, con la pérdida de los beneficios derivados de la generación (puestos de trabajo, tributos locales, rentas, infraestructuras, etc.). Se calcula que el impacto de estas MAT será de 1.300 km de territorio agrario e implicará la inutilización de 4.000 hectáreas. ¡El modelo catalán se queda, por ahora, muy corto!

Tic, tac, tic, tac…