La energía en 2021: el récord eólico y otras 9 predicciones de Bloomberg

El año 2020 fue un año complicado en muchos aspectos, también por los analistas que se dedican a hacer pronósticos en cualquier ámbito. La pandemia del coronavirus tumbó todas las previsiones que se habían hecho para el año pasado, y también ha dificultado la tarea de hacer estimaciones para el futuro. Sin embargo, se intenta. BloombergNEF (BNEF) ha publicado sus previsiones globales sobre energía para el 2021, basadas en un supuesto alivio gradual de la pandemia. Las resumimos a continuación.

  1. Inversiones millonarias en transición energética, pero con huecos en la bolsa

No todas las previsiones de BNEF para el 2020 erraron. Por ejemplo, tal como habían pronosticado, la descarbonización continuó siendo un refugio seguro durante la crisis sanitaria y la inversión en energías renovables continuó en aumento en todo el mundo.

En total, la inversión en proyectos de transición energética alcanzó los 501.3000 millones de dólares, una cifra un 9% superior a la del año anterior. Esto implicó más capacidad de generación de energía renovable, así como un incremento del gasto destinado a vehículos eléctricos e infraestructura de carga, baterías, almacenamiento, etc.

En 2021, BNEF estima que el nivel de inversiones se mantendrá, y también que la llegada de Biden en la Casa Blanca dará un fuerte impulso al sector en Estados Unidos. Eso sí, habrá huecos en la bolsa, con subidas y bajadas a lo largo del año.

 

  1. Emisión récord de deuda sostenible

Según BNEF, se mantendrá la tendencia al alza, ya observada en los últimos años, de la deuda sostenible, ahora con un abanico de productos que va más allá de los bonos verdes.

En 2020, la emisión de diferentes tipos de deuda sostenible alcanzó la cifra récord de los 732.000 millones de dólares, un 29% superior a la registrada el año 2019. En 2021, el BNEF espera un nuevo récord en torno a los 900.000 millones de dólares en la emisión de deuda sostenible. También prevé que la emisión de compensación de carbono duplicará la del 2020 (136 Mt CO2), ya que el aumento de las empresas que han fijado objetivos de reducción de emisiones ha generado un incremento de la demanda que aún está por cubrir.

 

  1. Récord de instalaciones solares

También las instalaciones solares marcaron récords en 2020 (132 GW de potencia), y según las estimaciones de BNEF, en 2021 se añadirán otros 150 GW. A finales de año, el precio de los módulos ya había bajado hasta los 20 centavos de dólar por vatio, y por el 2021 prevén que continúe reduciéndose hasta los a los 18 centavos, una reducción que podría provocar una oscilación en la nueva potencia instalada entre los 150 y los 194 GW.

 

  1. Récord de instalaciones eólicas

Como ya ocurrió en 2020, la industria eólica también alcanzará cifras récord el año 2021. BNEF prevé un aumento de la capacidad eólica (terrestre y marina) de 84 GW por 2021. De estos, 75 GW serán de eólica terrestre y 8,7 GW de marina, una cifra que indica que las nuevas instalaciones de eólica marina podrían llegar a crecer en un 33% en todo el mundo.

 

  1. 60% más de vehículos eléctricos

Se estima que actualmente hay en el mundo más de 10 millones de vehículos eléctricos. Gracias a las nuevas regulaciones más restrictivas, las medidas de ayuda a la compra y el aumento de la gama de modelos comerciales eléctricos puros e híbridos enchufables, BNEF pronostica que la adopción de soluciones sostenibles en el transporte continuará acelerándose en 2021. Se espera que se vendan hasta un 60% más de vehículos eléctricos que en 2020, es decir unos 4,4 millones de modelos por todo el mundo. En la Unión Europea, los eléctricos constituirán entre el 14 y el 18% de las ventas totales de vehículos ligeros en 2021, unos 1,9 millones. En China, se prevén ventas de unos 1,7 millones de unidades, y en Norteamérica de unas 500.000 unidades.

 

  1. Récord de bombas de calor

Las normativas más estrictas sobre eficiencia energética y uso del carbón harán que en 2021 sea un año récord también para las instalaciones de bombas de calor, especialmente en Europa, pero también en Canadá, Estados Unidos, China y Japón. Se esperan ventas globales de más de 12 millones de unidades, un millón más que en 2019.

 

  1. El precio de las baterías

Los precios de los metales utilizados para la fabricación de baterías eléctricas, como el litio, el cobalto, el níquel o el magnesio, han tocado fondo en 2020. BNEF prevé que la oferta de estos metales se recupere una vez pasada la pandemia de la Covid-19, y aunque ve posible un repunte de los precios en 2021, no cree que vaya a ser significativa. Solamente el níquel parece que tendrá un precio más elevado, un 45% superior a la media de los últimos cinco años. Las proyecciones para el 2030 sitúan el precio de las baterías en 58 dólares kWh, aunque la fluctuación del precio de los metales podría hacerlo aumentar hasta los 70 dólares kWh.

 

  1. El precio del gas

El frío de principios del 2021 a diferentes regiones del planeta ha disparado los precios del gas y del GNL hasta máximos históricos. Una vez pasada la peor parte de la pandemia, parece que el consumo de gas se está recuperando, pero hay muchas dudas sobre su viabilidad en un momento en que se está priorizando la transición energética. El comercio global de GNL creció tan solo un 0,9% entre 2019 y 2020 debido a la pandemia.

En 2021, BNEF calcula que el comercio global de GNL crecerá en un 6% respecto al 2020, hasta alcanzar los 375 millones de toneladas métricas. La producción mundial seguirá creciendo, especialmente en Estados Unidos, donde al 2021 se espera un aumento del 35% respecto al 2020.

 

  1. Récord de electrolizadores de hidrógeno

En 2021 BNEF espera que el volumen de electrolizadores de hidrógeno que se ponen en funcionamiento alcanzará su récord. Se calcula que hay proyectos correspondientes a 240MW programados para comenzar a operar en el año 2021, una cifra que contrasta con los 90MW de 2020.

Este crecimiento demuestra el entusiasmo por el hidrógeno en todo el mundo. Además, como se puede bombear a través de las redes de gas y requiere capital intensivo para su producción, cuenta también con el apoyo de los sectores del gas y del petróleo. BNEF apunta que en los próximos años la evolución del sector dependerá sobre todo de las medidas que se tomen desde los gobiernos.

 

  1. El petróleo se reequilibra

El 2021, el mercado del petróleo depende en gran medida de la evolución de la pandemia y la velocidad a la que se recupere la demanda. Otros factores importantes son los recortes de la oferta de la OPEP + y el crecimiento de la producción en Estados Unidos.

Según BNEF, los mercados están listos para reequilibrarse y normalizar las existencias, aunque los obstáculos durante el proceso de vacunación o la relajación de las restricciones económicas podrían trastornar la reducción de los precios.