Código rojo: la ONU pone el grito en el cielo por el cambio climático y llama a la acción

Contaminación en la ciudad. Imagen de marcinjozwiak en Pixabay.

“Código rojo para la humanidad”. Con estas palabras describió el secretario general de la ONU, António Guterres, el nuevo informe del Grupo Intergubernamental de Expertos por el Cambio Climático (IPCC). No podemos perder ni un minuto. Con los datos científicos en la mano, la organización alza la voz para dejar claro que hay que tomar medidas inmediatas y ambiciosas para frenar el calentamiento global allí donde aún sea posible. En un comunicado, Guterres aseguró que “la viabilidad de nuestras sociedades depende de la unión de los líderes de los gobiernos, de los negocios y de la sociedad civil en términos de políticas, acciones e inversiones que limiten el aumento de las temperaturas a 1.5 grados centígrados”.

Para los expertos no cabe duda. El cambio climático no es solo un “hecho inequívoco” provocado por la humanidad que avanza rápidamente, sino que, además, ya ha causado “daños irreversibles” que continuaran durante siglos o, incluso, milenios. Es el caso, por ejemplo, del aumento del nivel del mar. Incluso si se consigue el objetivo de alcanzar las emisiones netas cero veremos una subida del nivel del mar de entre 28 y 55 centímetros a finales de siglo respecto de los niveles actuales. En el escenario opuesto, si las emisiones actuales se duplicasen, el incremento podría ser de hasta 1.8 metros.

El documento del IPCC recoge escenarios de futuro que destacan la gran diferencia entre qué pasaría si pasáramos a la acción, redujésemos emisiones y parásemos la subida de la temperatura del planeta y qué pasaría si se ignorasen las advertencias que los científicos llevan tiempo repitiendo.

La Tierra es un ecosistema en el que todo está conectado. Por eso, la crisis climática puede entenderse como una fila de fichas de dominó donde ciertos fenómenos llevan, irremediablemente, a otros. En afectar a los glaciales, la subida de las temperaturas afectará a la biodiversidad y también a las sociedades y economías humanas.

Hay que actuar cuanto antes mejor y con ambición. Todavía estamos a tiempo de minimizar las consecuencias; aunque, según advierten los expertos del IPCC, no por mucho más tiempo…