Voluntad política: nuevo informe del progreso de las renovables en la Unión Europea

La Unión Europea (UE) estima que va por el buen camino para llegar al objetivo de cubrir el 20% de la demanda energética con fuentes renovables al 2020, siempre que los estados miembros continúen incrementando los esfuerzos para promover la energía limpia y eliminar los obstáculos para su desarrollo. En el 2014, el 16% del consumo final de energía provenía de renovables, y en 2015 se estima que esta cifra se aproxima al 16,4%.

Son algunas de las conclusiones del último informe del Progreso de las Energías Renovables publicado el 1 de febrero por la Comisión Europea a partir de los informes que los países miembros de la UE tienen que dar  cada dos años para valorar la evolución de las políticas energéticas de cada estado. Las renovables, recuerda el informe, son un elemento clave de la política energética europea, el objetivo de la cual es «hacer de la UE la primera potencia mundial en renovables». El estudio subraya el importante papel que las renovables tienen para facilitar la eficiencia y la seguridad energética, así como su capacidad para integrarse en el mercado gracias a la reducción de los costes, contribuir a la descarbonización de la energía y hacer de la UE un líder global en innovación tecnológica.

Electricidad limpia

En el 2011, el 27,7% de la electricidad en la UE provenía de fuentes renovables, y de cara al 2030 la CE espera que llegue al 50%. En 2015, se estima que la electricidad procedente de fuentes renovables (RES-E) se situó en un 28,3%.

Si nos fijamos en las tecnologías, la hidráulica continua generando la mayor parte de la electricidad renovable, aunque se observa una reducción del 74% en 2004 al 38% en 2015. En lo que respecta a la eólica, su uso se ha casi cuadriplicado del 2004 al 2015, y actualmente representa un tercio de la electricidad renovable generada. Alemania y España, destaca el informe, son los principales proveedores de eólica onshore, mientras que Suecia, Alemania, Reino Unido y Dinamarca sobresalen en producción offshore. Aun así, la CE advierte que el offshore muestra un progreso más lento del esperado debido sobre todo a los altos costes iniciales, que ahora están en claro descenso, y a problemas de conexión con la red.

En el gráfico se puede ver la evolución de las diferentes tecnologías:

Producción de electricidad renovable en la UE-28. Fuente: EUROSTAT, Öko- Institut..

Competitivas, pero con obstáculos

«Las renovables se han vuelto competitivas en materia de costes, y a veces incluso más baratas que los combustibles fósiles», clama el informe. Los ingresos totales procedentes de energía renovable llegaron a los 144 billones de euros en 2014, con más de un millón de trabajadores contratados. En el documento, la CE resalta el alarmante descenso en las inversiones europeas en el sector, que han disminuido más de la mitad desde 2011m situándose en los 44 billones el año pasado. Mientras tanto, las inversiones globales en renovables continúan creciendo por encima de los 260 billones de euros.

A medida que descienden los costes de la tecnología, las barreras administrativas ganan proporcionalmente importancia como obstáculos para avanzar hacia un modelo energético basado en energías limpias. «Aunque los estados miembros han progresado (notablemente en lo que respecta a los establecimientos de plazos máximos en los procedimientos de concesión de permisos y facilidades para los proyectos a pequeña escala), las barreras persisten, particularmente en lo que respecta a la ventanilla única o la concesión automática de los permisos una vez superado el plazo».

Gota a gota se llena la bota.  La voluntad política en el ámbito europeo parece existir. La propuesta para revisar la Directica de Renovables, junto con las otras propuestas como el paquete de medidas legislativas llamado «Clean Energy Package», que se están estudiando actualmente en el Parlamento Europeo y en el Consejo, son una prueba de la determinación de la UE para combatir los obstáculos que dificultan la transición hacia una energía descarbonizada y la visión de la UE  como potencia mundial en energías renovables. Esperamos que la voluntad sobre el papel promueva voluntad política real en cada estado miembro, y en todos los ámbitos sobre el terreno.

En la página web de la CE podéis descargar el informe completo, en inglés.