180724_Els afers del vent a Europa, el nou mapa eòlic, poble a poble

Los asuntos del viento en Europa: el nuevo mapa eólico, pueblo a pueblo

¿Dónde está el viento? Parece una pregunta metafísica, pero no lo es, al menos en este caso. 160.000 MW de potencia eólica instalada, 166 millones de toneladas de CO2 que no se han emitido a la atmósfera en 2016, 32.000 millones de euros ahorrados en importaciones de combustibles fósiles que no han hecho falta en los últimos seis años… WindEurope, la asociación que agrupa el sector eólico europeo, publica regularmente en sus informes los grandes datos de la industria eólica. Pero, ¿dónde está el viento exactamente? Ahora, la asociación ha elaborado un mapa interactivo en línea para complementar sus informes y responder a esta pregunta con precisión.

La herramienta digital recorre todos los territorios del continente europeo y permite ver cómo está distribuida toda la cadena de suministro de la industria (por ejemplo las fábricas de turbinas o los parques eólicos), pero también de los centros de investigación y desarrollo tecnológico relacionados con la energía eólica, que actualmente emplea a 263.000 personas en todo el continente.

Pueblo a pueblo

El mapa del viento creado por WindEurope permite al usuario hacerse una idea general de las dimensiones e impacto del sector eólico, pero al mismo tiempo permite localizar al detalle las diferentes partes de la cadena de suministro y las poblaciones y administraciones locales que se han beneficiado de la presencia de instalaciones de energía eólica.

180724_Els afers del vent a Europa, el nou mapa eòlic, poble a poble_gràfic

La perspectiva facilitada por el mapa digital pone de manifiesto también la reconversión de territorios que en el pasado se habían dedicado a funciones industriales hoy obsoletas, como los astilleros cántabros y polacas que solían construir barcos y actualmente están destinadas a fabricar torres de aerogeneradores, grúas o embarcaciones específicas para el transporte de componentes eólicos o el mantenimiento de los parques eólicos mar adentro.

Otro ejemplo son las regiones tradicionalmente químicas y siderúrgicas, como Silesia (Polonia) donde la industria eólica ha facilitado una reconversión más adecuada a la actualidad.

Una industria madura y compleja

La nueva herramienta digital refleja la complejidad de una industria ya madura, con todos los agentes que forman parte.

El proyecto incluye también fichas eólicas de cada país donde se pueden consultar las principales cifras relativas a la industria, así como un compendio de historias de éxito recogidas de diferentes comunidades locales, donde, por ejemplo, proyectos eólicos de propiedad compartida o la simple ubicación de instalaciones eólicas han contribuido significativamente a la revitalización económica de la zona. En algunas poblaciones rurales, por ejemplo, los ingresos facilitados por la industria eólica llegan a representar hasta el 25% de los ingresos totales municipales.

En definitiva, como ha apuntado Giles Dickson, presidente ejecutivo de WindEurope, el mapa ilustra los beneficios que la apuesta por la energía eólica representa para cualquier economía. “Europa es una historia de éxito industrial, la eólica aporta beneficios a las economías locales a lo largo y ancho del continente”, añadió.