futur 100% renovable al 2050

Un futuro 100% renovable en 2050

El futuro es renovable. O eso es lo que se desprende del informe “Wind Energy 2050: On the shape of near 100% RE grid” publicado recientemente por la Asociación Mundial de la Energía Eólica (WWEA, en sus siglas en inglés), donde se asegura que el año 2050 casi el 100% de la generación eléctrica provendrá de energías renovables. Siendo más precisos: el futuro se presenta eólico. Según apunta el mismo informe, el viento será la opción preferente de estos países renovables, llegando a copar hasta el 40% del mix energético total. El 60% restante se cubriría con otras energías verdes y limpias.

Desde la asociación eólica mundial, señalan que el aumento de la penetración de la eólica ya está dando lugar a la transformación del sistema eléctrico convencional. Tanto es así que ya se ve que con esta transformación aparecen nuevos elementos a tener en cuenta como, por ejemplo, sistemas de almacenamiento o sistemas de gestión, control y predicción.

En este sentido, el documento aporta toda una serie de recomendaciones técnicas y tecnológicas a considerar. Destacamos las siguientes: necesidad de flexibilizar el sistema eléctrico, desarrollo de tecnologías como el transporte de electricidad a muy alta tensión en corriente continua HVDC (en sus siglas en inglés) con convertidores y electrónica de potencia que aporten estabilidad, o la exploración en el campo de las redes inteligentes para una mejor comunicación entre las distintas partes de la red y un mayor control de ésta.

El presidente de la WWEA, Peter Rae AO, destacaba en la presentación del informe la importancia de la educación social en energías limpias para alcanzar este futuro 100% renovable. “Es importante que haya un programa de educación pública fuerte que permita al ciudadano o a la comunidad, tanto a nivel local, como regional y nacional, entenderlo y participar activamente en esta transición”, apuntaba Rae.

La eólica podría triplicar su potencia en Europa dentro de quince años

Su homóloga a nivel europeo, la Asociación Europea de Energía Eólica (EWEA, en sus siglas en inglés) presentaba otro informe “Rewarding Ambition in Wind Energy” pocos días después. Según la EWEA, la potencia eólica europea se podría triplicar hasta 2030, alcanzando los 382.000 MW en el escenario de mayor penetración eólica, y convertirse así en la primera fuente de energía del Viejo Continente, por delante del gas y el carbón. De este total, 294.000 MW corresponderían a la eólica terrestre y 98.000 a la eólica marina.

Para conseguirlo, sería necesario que los estados miembro aplicasen “el nivel adecuado de ambición” en sus políticas climáticas y energéticas, “a la vez que cumplan con el marco de políticas energéticas fijadas para 2030”, insistía el consejero delegado de EWEA, Giles Dickinson, en la presentación oficial del documento.

El informe incluye una serie de prioridades políticas que deberían abordarse como el desarrollo de planes de acción nacionales de energía renovable para los estados miembro, la simplificación de los procedimientos de permisos nacionales, proponer una legislación para el correcto funcionamiento de los mercados energéticos y la realización de la reforma del Sistema de Comercio de Emisiones, por ejemplo.

De llevarse a cabo, se traduciría en un beneficio neto de 13.000 millones de euros, cifra que equivale a la financiación de la UE para infraestructuras de transporte en los próximos 5 años. Además, supondría la creación de hasta 366.000 puestos de trabajo directos e indirectos en el sector.

Mientras que hace unos años la eólica podía percibirse como un sacrificio o un esfuerzo necesario para detener los efectos del cambio climático, ahora se percibe como una oportunidad gracias a la espectacular reducción de costes. “La eólica terrestre es más barata que cualquier forma de nueva generación de energía”, apuntaba Dickinson. La transición energética y económica europea está en marcha. Visto así, ¿quizás un futuro 100% renovable no suena tan utópico o improbable, no?

El buen ritmo de las renovables en general

World Resources Institute (WRI) también presentaba recientemente otro estudio: Assessing The Post-2020 Clean Energy Landscape. Este concluía que la producción de energías renovables en las principales economías del mundo se duplicará hasta 2030.

Siempre que se cumplan los planes anunciados, la oferta de energía verde en 8 de los 10 países con más emisiones de gas de efecto invernadero del mundo –Brasil, China, la UE, India, Japón, México y Estados Unidos- aumentará en 11.000 TWh, pasando de los 8.900 de 2012 a 19.900 TWh en 2030. Los casos de Canadá y Rusia no se han contemplado en el estudio porque estos no han anunciado objetivos en energías renovables más allá de 2020.

La directora del programa de clima del WRI, Jennifer Morgan, declaraba durante la presentación que todos estos datos positivos y prometedores en materia de renovables “mandan un fuerte mensaje a los mercados y a los círculos de inversión”. Juntamente con los acuerdos que puedan surgir de la Cumbre del Clima en París, es bastante evidente que las energías renovables no pueden hacer otra cosa que crecer y desarrollarse durante los próximos 15 años. El futuro será renovable o no será.