Taiwán: ¿la gran promesa para la eólica marina en Asia?

Encima del mar azul, cerca de la costa oeste de Taiwán, Dos Grandes turbinas eólicas hacen girar sus palas, como mandando un mensaje al viento. Son los primeros aerogeneradores del país asiático, el símbolo de la apuesta del gobierno por las energías renovables y de la promesa de convertir la isla en un centro de energía eólica marina en Asia.

Desde hace un par de años, Taiwán ha hecho grandes esfuerzos para posicionarse este nuevo mercado en emergencia. En primer lugar, se marcó un objetivo de 5,5 GW de capacidad offshore instalada para el 2025, y luego ofreció una atractiva tarifa de alimentación (FIT) y creó una zona clara por el desarrollo de este tipo de infraestructuras.

El resultado ha sido una avalancha de compañías líderes interesadas en invertir en el país asiático, lo que ha situado Taiwán en una situación magnífica para convertirse en un centro de suministro y ‘experitise’ en la región. El plan es que las instalaciones offshore continúen creciendo, creando empleo y contribuyendo al desarrollo de su economía. Por ello, el pasado mes de abril se celebró, gracias al Global Wind Energy Council (GWEC) y la Cámara de Comercio Europea de Taiwán – Iniciativa de Bajo Carbono, la Cumbre Mundial de la Eólica Offshore en Taipei.

El gobierno taiwanés ha preparado el terreno para un futuro próspero en las próximas décadas, estableciendo un objetivo indicativo de 10-17 GW para el 2030, y convenciendo a los inversores, fabricantes y desarrolladores internacionales del gran potencial que Taiwán tiene para la eólica marina.

Sin embargo, a medida que la industria taiwanesa entra en fase de implementación de proyectos, aún quedan incertidumbres por resolver. Por ejemplo, ¿qué pasará con las tarifas FIT, recientemente recortes para hacer viable el mercado, un cambio que ha enojado las compañías llegadas en una primera fase, cuando el país prometía pagar un alto precio por MW. Una vez pasada la cumbre, la industria entera está pendiente de ver cómo evolucionará el país que prometía ser uno de los mercados de eólica marina con un crecimiento más rápido.