Historia de la eólica

bannerinner03

Catalunya fue pionera en el desarrollo de la energía eólica en España. El 10 de marzo de 1984 se inauguraba y se ponía en marcha el primer aerogenerador en Catalunya –y uno de los cuatro primeros del Estado-, un hecho que marcó el nacimiento de la energía eólica moderna.

El prototipo, construido y diseñado en Catalunya por la cooperativa Ecotècnia, se instaló en el municipio de Vilopriu (Baix Empordà) y era un aerogenerador de tres palas con 12 metros de diámetro de rotor y una potencia nominal de 15 kW. Se trata de una capacidad de producción muy reducida en comparación con uno de los últimos aerogeneradores que se ha instalado en Catalunya, ubicado en El Perelló, que tiene una potencia de 3 MW, es decir, el equivalente a 200 molinos como el de Vilopriu. Un hecho que demuestra la importante evolución tecnológica que se ha vivido en los últimos años.

El proyecto fue pionero en todo el Estado ya que, de los cuatro primeros molinos que se instalaron en España, el primero de los cuales se comercializó fue el molino ampurdanés. Este prototipo se conectó a la red de forma alegal, ya que entonces no había ninguna normativa que regulase la instalación de infraestructuras para la producción de la energía eólica.

Un día histórico en Vilopriu

Vilopriu

Vilopriu

La instalación del primer molino de viento en Catalunya fue iniciativa de un grupo de personas con titulación técnica superior, vinculadas al pensamiento ecologista y a la práctica de la tecnología alternativa. Estos comenzaron a trabajar para hacer posible el nacimiento de una estructura empresarial cooperativa con el objetivo de desarrollar tecnología para el aprovechamiento de las fuentes de energía renovables. De este modo nació Ecotècnia y el sueño de construir los primeros molinos de viento del Estado.

El 10 de marzo de 1984 se hizo la inauguración oficial, con un acto de presentación de la cooperativa y del proyecto al Ayuntamiento de Vilopriu, acompañado por un pase de diapositivas sobre la energía eólica y su papel en la sociedad moderna. Después se fue al sitio donde había instalado el aerogenerador a ponerlo oficialmente en funcionamiento, acto que se hizo no sin antes hacer estallar la traca correspondiente. El acto finalizó con un almuerzo y una fiesta a la que asistieron más de 500 personas.

El primer parque del Estado, en Garriguella

Parc eòlic de Garriguella

Parc eòlic de Garriguella

Otro día histórico para la energía eólica en Cataluña fue la puesta en marcha del primer parque eólico del Estado, que se ubicó en el municipio de Garriguella, en la provincia de Girona. El parque, inaugurado el 9 de abril de 1984, estaba formado por cinco aerogeneradores promovidos por ENHER y la Generalitat de Catalunya y tenían una potencia de sólo 24 kW cada uno.

El proyecto desarrollado en Garriguella era capaz de abastecer a 60 familias, mientras que ahora un solo molino de viento de los más potentes puede generar electricidad para 2.500 hogares.

Actualmente tanto en Vilopriu como en Garriguella no quedan restos de los aerogeneradores que se habían instalado, lo que pone de manifiesto la reversibilidad de la energía eólica, que no genera ningún residuo ni durante el funcionamiento de un parque ni una vez ha acabado su vida útil (unos 20 años).