Renovables: un sector creador de empleo para salir de la crisis del coronavirus

De 456.000 puestos de trabajo en energía solar fotovoltaica y eólica (terrestre y marina) en Europa en 2014 a 658.000 puestos de trabajo en 2050: un incremento del 44,3%. Es la estimación que hace un reciente artículo de la revista científica ‘Renewable and Sustainable Energy Reviews’. Así pues, las energías renovables pueden ser un motor importante para el empleo en Europa a medio plazo. Aunque la actual crisis sanitaria, económica y social provocada por la pandemia del coronavirus tendrá un impacto, las tendencias que apunta el artículo se podrían mantener si se recuperan relativamente rápido las dinámicas de antes de la crisis. Es más, con estos datos en la mano, las energías renovables podrían ser un sector fundamental para la salida de la crisis.

Los autores, investigadores del Instituto para la Diversificación de la Energía (IDAE), el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y el Joint Research Centre (JRC) europeo, han analizado la creación de empleo asociada a las energías renovables en la Unión Europea desde 2014 y ofrece proyecciones hasta 2050.

Para obtener estos datos se ha aplicado una nueva metodología, que considera el impacto en la evolución del empleo de factores clave como el aprendizaje tecnológico o los datos de importaciones y exportaciones. Esta metodología, según ha explicado el IDAE en un comunicado, ha sido validada a través de un proceso de comparación de los resultados obtenidos por el período pasado (2014-2020) con los datos de Eurobserver. Las desviaciones observadas, apuntan, son mínimas.

La eólica marina, al frente

Según el estudio, en 2050 los niveles de empleo relacionados con las tecnologías eólicas terrestres quedarán muy similares de los registrados en 2011. Es la eólica marina, pues, la que marcará la diferencia, aunque se estima que su participación el mix de energía se disparará posteriormente al período analizado.

Según las previsiones publicadas, en 2050, el empleo total vinculado a las tecnologías renovables se concentrará en Alemania, España, Italia, Reino Unido, Francia y Dinamarca. Si miramos a las diferentes actividades de la cadena de valor, la mayor parte del empleo se crearía en actividades de operación y mantenimiento (133.000 puestos de trabajo), y de instalación (54.000). La fabricación de equipamiento, en cambio, sería la actividad que experimentaría un menor crecimiento del empleo.

La publicación también comenta que se puede esperar un impacto especialmente positivo en términos de puestos de trabajo brutos en países donde la tasa de desempleo sea relativamente elevada. Por ello es razonable pensar que el sector de las energías renovables puede ser clave para la reactivación de la economía y el alivio de la crisis social provocada por la pandemia del coronavirus.