¿Qué ganan las renovables con la interconexión eléctrica europea?

Para que un sistema eléctrico funcione de manera eficaz, las interconexiones internacionales, infraestructuras que conectan los estados de una determinada área geográfica para permitir el intercambio de energía, son fundamentales. No solamente garantizan una mayor eficiencia y seguridad de suministro, sino que también promueven la competencia entre sistemas vecinos y facilitan la integración de las energías renovables, uno de los grandes retos actuales para la operación del sistema eléctrico.

Objetivo 15% en la interconexión

En la Estrategia Europea para la Seguridad Energética publicada en 2014, la Comisión Europea (CE) amplió el objetivo de interconexión eléctrica del 10% en 2020 al 15% en 2030. Para avanzar en esta dirección, la CE elaboró un listado de casi 200 proyectos básicos de infraestructura energética agrupados bajo el título de “Proyectos de Interés Común” y creó un grupo de expertos que proporcionará asesoramiento técnico sobre cómo distribuir el objetivo, financiación de proyectos, procedimientos de subvenciones, etc.

A pesar de que en la actualidad más de una veintena de países ya han logrado el objetivo del 10% o están a punto de hacerlo, aun hay regiones que necesitan un impulso para conseguirlo.

Un sistema robusto, seguro y sostenible

Son estas interconexiones las que hacen de Europa lo que se considera no solamente el mayor sistema eléctrico del mundo, sino también el más robusto y seguro: las interconexiones son el soporte instantáneo más significativo en la seguridad de suministro. Y una cuestión especialmente importante para lograr una mayor integración y mejor aprovechamiento de las energías renovables.

Además, en facilitar los intercambios comerciales de energía, las interconexiones aumentan la competencia entre estados aprovechando las diferencias de precios. Este es un factor fundamental en el llamado Mercado Interior de la Electricidad Europea (MIE), el objetivo del cual es crear un mercado único europeo que integre todos los mercados existentes en la actualidad. En resumen, una verdadera red eléctrica que supere las fronteras.

Conectados contra el cambio climático

La CE ha insistido en múltiples ocasiones en la importancia del aumento de las interconexiones eléctricas transfronterizas para integrar más energía renovable en la red y lograr los objetivos climáticos y energéticos de la Unión Europea. Los excedentes de energía renovable producida en un determinado país, por ejemplo, podrían ser aprovechados por otro país con más demanda.

Hace unos meses, la CE puso a disposición 600 millones de euros para, a través del programa “Mecanismo Conectar Europa” (MCE), dar soporte financiero a proyectos de infraestructura energética de interés común, entre los cuales hay el desarrollo sostenible y la protección del medio ambiente.

Para estados periféricos como el español, considerado una «isla energética», las infraestructuras de interconexión eléctrica también son un factor clave para garantizar las necesidades de suministro tanto para la cantidad como la cualidad. Una mayor interconexión con el resto de Europa continental es uno de los ingredientes clave para reducir significativamente la complexidad de la integración de las energías renovables a la red en la actualidad.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *