La complicada relación actual de España con los inversores renovables

“Puede que el gobierno español haya podido crear un boom reciente en proyectos de energías renovables con las últimas subastas, pero el reto más grande es convencer a los inversores de que pueden volver a confiar en el gobierno”. Estas palabras del redactor Richard Heap resumen la esencia del último informe publicado por A Word AboutWind, que bajo el título “Spain fightsback” (España se vuelve), analiza el cuarto trimestre del año fiscal en la industria eólica mundial, con un enfoque centrado principalmente en los golpes de volante de España.

Ganar de nuevo la confianza

Según el informe, el clima de desconfianza creado en el marco de la crisis financiera por los recortes retroactivos de los principales proyectos de energías renovables entre el año 2010 y 2013, no será demasiado fácil de revertir. Además, el estudio añade que el hecho que solamente dos de las ya cuarenta demandas presentadas por inversores extranjeros contra el gobierno hayan sido resueltas deja aún muchas preguntas sin respuesta sobre las políticas energéticas españolas.

En consecuencia de los recortes, en el año 2015 no se añadió ni un sol MW de energía renovable en la red eléctrica española. El desolador panorama se trató de animar con las subastas celebradas en la primera mitad de 2017, cuando se adjudicaron 4 GW a nuevos proyectos de energía eólica, la implementación de las cuales está prevista para 2020.

Esperanza, a pesar de todo

Así es como se ha llegado al cóctel actual de esperanza combinada con una profunda incertidumbre que no desaparecerá de un día para otro. Las últimas subastas son, por lo menos en teoría, una buena noticia, y aun así llegaron tan inesperadamente que fueron acusadas de crear inquietud y desorden por una parte de la industria.

En todo caso, según el informe, harán falta aún más esfuerzos para tranquilizar a los inversores, profundamente afectados en el pasado, y recuperar una atmósfera adecuada para el desarrollo de la industria.

La incertidumbre, pesa

El informe de inversores de A Word AboutWind insiste en señalar la incertidumbre generada por los recortes a las renovables como una amenaza aun vigente en la industria. Aunque exista una reevaluación prevista para 2019, el estudio recuerda que los retornos aun están limitados al 7,39%, e incluso se teme que puedan descender hasta el 4,5%. Además, el marco de tiempo que ofrecen las subastas, hasta 2020, resulta muy ajustado para los proyectos eólicos, que por norma general requieren más tiempo para terminarse que los fotovoltaicos.

A pesar de los esfuerzos y señales positivos enviados por las últimas subastas, la fluctuación en las políticas energéticas actuales continúan haciendo dudar a los inversores. El informe asegura que la incertidumbre de no saber, por ejemplo, hasta dónde podría el gobierno rebajar el límite de retorno, juntamente con las dificultades y el estrés de tener que terminar los proyectos en un período de tiempo muy ajustado, generan unas circunstancias donde muchos inversores probablemente decidirán no participar en ellas, de momento.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *