energies renovables energías renovables

2017, otro año de récords renovables

La transición energética ha empezado, ya no hay marcha atrás. El último informe de REN21 Renewables 2017 Global Status Report (GSR) revela evoluciones y tendencias de finales de 2016 y principios de 2017, con un récord de nueva capacidad renovable instalada, los costes cayendo en picado y el crecimiento económico desacoplándose de las emisiones de CO2.

“El mundo se está creando cada vez más capacitado de potencia renovable de la que crea en nueva capacidad de todos los combustibles fósiles combinados”, afirmó Arthouros Zervos, jefe de REN21, con motivo de la presentación del informe. Y añadió: “Una de los descubrimientos más importantes del GSR de este año es que los enfoques holísticos y sistémicos son clave y deben ser la regla más que la excepción. A medida que crezca la cuota de renovables, necesitaremos inversiones en infraestructuras y un amplio conjunto de herramientas: redes de transmisión y distribución integradas e interconnectadas, medidas para equilibrar la oferta y la demanda, el acoplamiento sectorial (por ejemplo, la integración de redes de transporte y energía); y el despliegue de una amplia gama de tecnologías habilitadoras”.

energies renovables energías renovables

Tiempo de récords

En 2016 los datos de la industria global de las energías renovables ya batieron récords en términos de nueva capacidad instalada con 161 GW instalados, una cifra que representaba un crecimiento del 9% respecto a 2015. La solar acumuló un 47% del total de la capacidad instalada, seguida de la eólica con un 34% y la hidroeléctrica con un 15,5%.

Las renovables se están convirtiendo en la opción menos costosa. Según el informe, operaciones recientes en Dinamarca, Egipto, India, México, Perú y los Emiratos Árabes Unidos se cerraron con un precio de 0,05 dólares por kwh más o menos, lo que sitúa el coste de la electricidad por debajo del de los combustibles fósiles y de la nuclear en los mismos países. Otro ejemplo del ascenso de las renovables en el mercado eléctrico son dos subastas de eólica offshore celebradas recientemente en Alemania, las cuales se realizaron sin necesidad de apoyo gubernamental.

Desmontando los mitos de la energía

Los datos y tendencias que expone el estudio apuntan a desmontar algunos mitos muy arraigados al discurso público sobre la energía, como la necesidad de centrales de base. Según el informe, la integración de cuotas importantes de generación renovable variable es posible sin la base de la energía nuclear y los combustibles fósiles si el sistema es suficientemente flexible. Es decir, medidas como la mejora de las interconexiones de red o el soporte de tecnologías como el ITC, sistemas de almacenamiento, vehículos eléctricos, etc.

La idea de fondo es que este tipo de flexibilidad no sólo equilibra la generación variable sino que también optimiza el sistema y reducir los costes generales de generación. Prueba de esto es que cada vez más países consiguen gestionar de una manera eficiente los picos de generación de origen renovable próximos al 100%. Los casos de Dinamarca y Alemania son aun más extremos, ya que en 2016 llegaron a gestionar picos de generación renovable del 140%, y del 86,3% respectivamente.

Por el buen camino

El Global Status Report señala otras tendencias positivas del sector de la energía relacionadas con el auge de las renovables, como el desacoplamiento del crecimiento económico y las emisiones que ya explicamos en el post Buenas noticias: las emisiones de CO2 se desvinculan del crecimiento económico.

Otras tendencias positivas son el desarrollo de la industria de almacenamiento de electricidad, la rápida evolución de mercados para mini-redes y sistemas autónomos o la explosión de modelos de negocio basados en el “pago por consumo” con apoyo de la tecnología móvil. Según datos del estudio, en 2012 las inversiones en este tipo de modelos ascendían a tan sólo 3 millones de dólares, una cifra que en 2016 ya llegaba a los 223 millones de dólares.

Los retos persisten

A pesar de las tendencias positivas, la transición energética no avanza a una velocidad suficiente para poder cumplir los Acuerdos de París. Aunque la inversión en energías renovables ya casi duplica la de las fósiles, el GSR destaca un descenso del 23% en las inversiones en renovables respecto a 2015. Las inversiones, además, siguen concentradas en energía fotovoltaica y eólica, mientras que se considera que para asumir los objetivos climáticos establecidos sería necesario impulsar de manera combinada todas las tecnologías renovables.

De acuerdo con el GSR, uno de los retos más grandes de los próximos años será la descarbonización de los sectores del transporte y la climatización, juntamente con la supresión de los subsidios a las energías fósiles, que en el ámbito global superan el soporte a las renovables e impiden el desarrollo.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *