180718_Optimisme_optimismo_ renovable_2018_portada

Optimismo renovable para 2018

¿Qué hacen las renovables? ¿Avanzan? ¿Se estancan? ¿Podemos ser optimistas? Hace unos meses recogíamos las conclusiones de IRENA sobre cómo había sido el año 2017 en clave renovable. A pesar de que lo calificaron de extraordinario, siempre hay matices según donde ponemos la lupa.

Veamos que nos dicen las últimas cifras publicadas por Red Eléctrica de España (REE) en los informes sobre el sistema eléctrico y la presencia que tienen las renovables, referentes al 2017. El titular es claro: las renovables españolas registraron la producción más baja de los últimos 5 años. La sequía fue el gran condicionante del suspenso en materia renovable: se tuvo que recurrir a fuentes no renovables porque la hidráulica no generó suficiente aportación, incrementando así las emisiones y también el precio de la energía.

Esto contribuyó a que la energía nuclear encabezara la producción eléctrica en la península con un 22,4% del total, si bien la energía eólica la seguía de cerca con un 19%. A pesar del buen posicionamiento de la eólica, la generación de las energías renovables cayó hasta el 33,7% del total, la cifra más baja desde la registrada en 2012, con un 31,6%.

¿Cómo pinta para 2018?

¿Llegados aquí cuesta ser optimistas de cara a los datos de 2018? Pues bien, si partimos de un marco lluvioso, siendo el tercero más frío y el más lluvioso desde 1965, con el triple de lluvias de lo normal, puede que no. Sólo por eso ya se ha incrementado en un 74% la producción de la hidráulica respecto al mismo periodo de 2017.

Además, hace unos días recibíamos los datos del primer semestre del año en curso y tenemos buenas noticias: la eólica se sitúa como líder de generación con un 22,6% del total peninsular. Si lo comparamos con el mismo periodo del año pasado se trata de un 10,4% más.

180718_Optimisme_optimismo_ renovable_2018_gràfics_barres_castellà

 Primer semestre de 2018 vs. Primer semestre de 2017. (Datos REE)

Las tecnologías que no emiten CO2 a la atmósfera nos han regalado un soplo lleno de optimismo, significando casi la mitad de la producción en la península, con un 45,8% del total, 8,5 puntos por encima de lo que se registró en el primer semestre del año pasado.