Los puertos del Atlántico se unen para impulsar las energías renovables

Los puertos son infraestructuras que requieren una gran cantidad de energía para funcionar y, a menudo, se consideran importantes fuentes de contaminación. Así pues, no es sorprendente que, en estos tiempos en que todo el mundo busca maneras de contribuir a la reducción de emisiones y evitar los costes o penalizaciones de no hacerlo, los puertos hayan encontrado en las energías renovables un aliado ideal. Dada la convergencia de recursos, infraestructuras e instalaciones en los puertos, la energía renovable marina ha sido la gran promesa.

Con este escenario en mente ha nacido el proyecto Ports Towards Energy Self-Sufficeincy (PORTOS), una iniciativa impulsada por dieciocho instituciones de las regiones europeas que tocan en el océano Atlántico, entre ellas autoridades portuarias, empresas y centros de I+D de España, Portugal, Francia, Reino Unido e Irlanda.

Puertos autosuficientes

Cofinanciado por el programa INTERREG Espacio Atlántico y con una duración prevista de tres años, el proyecto comenzó a andar el pasado mes de abril con un presupuesto de más de dos millones de euros. El objetivo es “lograr la autosuficiencia energética de los puertos” evaluando, desarrollando y promocionando el uso de recursos renovables en los puertos atlánticos para impulsar su competitividad y sostenibilidad.

Como parte del programa, la Universidad de Oviedo se encargará de estudiar un conjunto de puertos integrados al consorcio, como el de Vigo, Cork (Irlanda), Leixoes (Oporto, Portugal), Saint Nazaire (Nantes, Francia), Plymouth (Reino Unido) para identificar oportunidades para instalar infraestructuras de generación de energía renovable, como la eólica, entre otros.

En el futuro, estos proyectos de generación renovable podrían suministrar también energía a las industrias cercanas a los puertos, como los estibadores, así como facilitar la recarga de los barcos eléctricos.

La apuesta por el cambio de modelo energético en las infraestructuras portuarias no es nueva. Importantes puertos como el de Rotterdam o el de Bilbao ya cuentan con parques eólicos, y, más recientemente, la Autoridad Portuaria de Valencia (APV) ha anunciado la instalación de torres eólicas en el puerto, así como un parque fotovoltaico y una subestación eléctrica.