Model energètic AIE | modelo energético AIE

Los gobiernos y el almacenamiento, las claves del futuro modelo energético según la AIE

Las decisiones de los gobiernos son la clave que determinará si vencemos o no al cambio climático. Esta es la principal conclusión del informe WorldEnergy Outlook (WEO 2018) que la Agencia Internacional de la Energía publica cada año. “Más del 70% de las inversiones en energía en el mundo dependen de los gobiernos”, ha recordado FatihBirol, director ejecutivo del organismo”.

Aumento de la población, aumento de la demanda

El documento de la AIE dibuja dos posibles escenarios futuros, bautizados como el New Policies Scenario, que hace estimaciones tomando en consideración las políticas energéticas actuales,y el Susainable Development Scenario que traza el camino a seguir para conseguir los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas relacionados con la energía.

En el primer de los escenarios, el organismo calcula un aumento de la población global de 1.700 millones de personas, que supondría un incremento de la demanda energética de más del 25% antes del 2040. Según estas previsiones, así mismo, en 2040 las energías renovables representarían dos tercios de la potencia total de generación en el mundo. Una estimación que muchos consideran conservadora, teniendo en cuenta el actual ritmo de crecimiento de las infraestructuras de generación eólica y fotovoltaica.

El viento y el sol, al frente

Los datos de la AIE apuntan que en el año 2040 el viento y el sol generarán más electricidad que el carbón, el petróleo, el gas y la energía nuclear combinadas. La cifra estimada, de más de 14.100 terawats por hora (Twh), supera en casi diez veces los 1.500 Twh generados en 2017. Así, dice la AIE, que se cumplirá solamente si se dan las condiciones adecuadas en términos de reforma del mercado, inversiones en infraestructuras de transporte de la energía, soluciones tecnológicas de gestión de la demanda, redes inteligentes y tecnologías de almacenamiento.

Detrás de todas estas signaturas pendientes hay el gran reto de las renovables: conseguir mejorar la estabilidad y seguridad de suministro, dos claves del sistema energético que las energías renovables, variables por naturaleza, aún no pueden ofrecer completamente.

La clave, en una caja

En el segundo escenario, la AIE imagina un futuro en el cual el volumen de las emisiones globales de gases con efecto invernadero se registra en el 2020. A pesar del crecimiento de la población mundial, en esta previsión la demanda energética en el 2040 sería igual a la actual, gracias a las políticas de gestión de la energía en línea con los objetivos del Acuerdo de París. Para que se pueda cumplir un escenario así, advierte la agencia, es fundamental una inversión significativa en tecnologías de aprovechamiento de las energías renovables.

En todos dos escenarios, hay un aspecto en común: el desarrollo de las tecnologías de almacenamiento energético. Como ya explicamos en el artículo Energía en una caja: el futuro del mercado del almacenamiento energético, este sector será fundamental para el desarrollo de un mercado energético renovable, eficiente y sostenible.