Los cuatro motores que atizan la Inversión eólica mundial

A pesar de la creciente presión sobre los precios en la cadena de suministro provocada por la popularización de las subastas de energía eólica en los mercados maduros y emergentes, el mercado eólico se mantiene fuerte. La demanda eólica sigue creciendo, y ya supone una oportunidad de más de 540.000 millones de dólares hasta el 2027. Por otra parte, el crecimiento de los ingresos de primera línea para los componentes de capital, como las palas y torres, está asegurado.

Estas son las conclusiones del nuevo estudio Global Wind Turbine Supply Chain Trends 2019, elaborado por Wood Mackenzie Power and Renewables, que destaca los cuatro motores que impulsan actualmente las inversiones, que fluyen hacia la cadena de suministro: la política de contenido local (LCP, por sus siglas en inglés), la intensificación de la migración de la cadena de suministro en los países con mejores costes, el rápido crecimiento de la demanda de eólica marina y el impacto de la Industria 4.0.

1. La política de contenido local (LCP)

Con el objetivo de atraer nuevas inversiones, cada vez más gobiernos están apostando por la localización. Claros ejemplos de mercados de LCP son Turquía, Rusia y Argentina, donde fabricantes de turbinas y proveedores de componentes hacen cola para ganar cuota de mercado. La localización cada vez es más común en los mercados emergentes, y está promoviendo la innovación con nuevos modelos de negocio entre los fabricantes de turbinas, como la asociación con empresas industriales, que intentan de esta manera compensar los riesgos monetarios y financieros. Un ejemplo de ello es el acuerdo de Vestas con Liebherr para construir góndolas en Rusia.

2. La migración de la cadena de suministro en los países con mejores costes

La mitad del suministro mundial ya procede de los países con los costes más bajos, y cada vez más compañías deciden explotar las oportunidades de reubicar los recursos de producción en estos territorios y desde allí servir al mercado local y al internacional. En este sentido, destaca la región de Asia-Pacífico, con países como China, India, Tailandia y Malasia entre los que ofrecen menores costes laborales y de fabricación.

  Dada la actual guerra comercial entre Estados Unidos y China, la India se considera un mercado clave para mitigar los efectos de la misma sobre los fabricantes de equipos para turbinas y proveedores de componentes.

3. El rápido crecimiento de la demanda de eólica marina

El mercado de la energía eólica offshore continúa creciendo rápidamente, con una tasa de crecimiento anual (CAGR) de más del 20%. Se espera que China (incluido Taiwán), el Reino Unido y Alemania, por el tamaño de sus mercados, se conviertan importantes centros de fabricación offshore, y que las nuevas inversiones en la cadena de suministro cumplan con las políticas de localización y reduzcan el coste de los componentes estratégicos. Las empresas líderes que llegan a los mercados emergentes no sólo aportan sus equipos, sino también su experiencia y ‘saber hacer’ después de los proyectos europeos.

4. El impacto de la industria 4.0

Las nuevas tecnologías están transformando rápidamente la industria, optimizando la productividad y reduciendo costes. De especial importancia son las iniciativas de la industria 4.0, como la digitalización de zonas industriales abandonadas, la explotación de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC), la producción en masa de productos personalizados y la automatización de procesos gracias a sistemas de inteligencia artificial.

La industria eólica, pues, sigue avanzando hacia el futuro a pasos agigantados.