La evolución eólica en España

En los últimos años la eólica en España ha estado marcada por la falta de instalación de MW, y especialmente en el año 2015 ya que no registró ningún aumento de potencia, un hecho que se daba desde la década de los 80. A pesar de todo, el Estado es el cinco país del mundo por potencia eólica instalada y hay datos que permiten mantener el optimismo.

Evolució de la potència eòlia instal·lada any a any a Espanya

Evolución de la potencia eólica instalada año a año en España | AEE

Los datos más destacados

La potencia instalada a fecha de 31 de diciembre de 2015 era de 22.988MW, siendo la tercera tecnología del sistema eléctrico con una cobertura de la demanda del 19,4% i una producción de 47.704 GWh y cuenta con más de 20.000 personas alrededor del Estado trabajando en el sector. Además, aporta de manera directa e indirecta 2.623 millones de euros al PIB, lo que significa un 0,24%.

Por otro lado, el valor de las exportaciones en tecnología se sitúan por encima de los 2.000 millones de euros al año y la inversión en I+D supera los 85 millones de euros anuales.

La energía más barata: no todo son buenas noticias

Durante el año pasado la eólica fue la energía más económica para los hogares del país, según datos de la Comisión Nacional de Mercados y la Competencia (CNMC), juntamente con la minihidráulica, ya que registró menos de 50 euros por MWh de media.

A pesar de que los precios bajos sean una clara ventaja para los consumidores de energía, en la otra cara de la moneda están los parques eólicos, que han visto reducidos sus ingresos.

Ingressos dels parcs eòlics sense incentius

Ingresos de los parques eólicos sin incentivos | AEE

Todo esto tiene también explicación si miramos hacia la Reforma Energética, y es que las instalaciones anteriores al 2004 –ya que no reciben ningún incentivo– registran problemas para hacer frente a los costes de operación y mantenimiento. El primer trimestre de este año ha puesto el acento sobre este problema, que no había sido previsto por la reforma: cuanta más eólica se produzca, más bajan los precios y menos cobra el sector.

La industria eólica española, en el podio mundial

La industria eólica española llegó a los 2.237 millones de euros de saldo comercial (exportaciones menos importaciones), según el Ministerio de Economía y Competitividad (MINECO) la mejor cifra desde 2011. Esto le ha supuesto la tercera posición en el ranking mundial, superando a Alemania. Dentro del Estado, las exportaciones significaron un 1% del total español, similar a la aportación del sector vinícola, y por encima del sector de las frutas, las hortalizas y sus conservas. Además, esta industria es la única de las tecnologías renovables que tiene fabricación en España.

Saldo de comerç exterior del sector industrial eòlic

Saldo de comercio exterior del sector industrial eólico | Datacomex

A pesar del éxito internacional, la industria sigue sufriendo delante la parálisis del país derivada de la Reforma Energética, lo que ha ocasionado que durante los dos últimos años los fabricantes de aerogeneradores hayan exportado el 100% de la manufactura.

El 2016, en camino de ser un año record

A diferencia del año que dejamos atrás, el viento y la lluvia han hecho acto de presencia durante los primeros meses de 2016, lo que ha permitido que la eólica recuperase el mes de enero el primer lugar como tecnología del sistema: con una producción de 5.237 GWh (un 25,7% más que el mismo periodo del año anterior), se cubrió el 27% de la demanda, seguida de la hidráulica, con un 15,4%.

El mes de febrero consiguió un record histórico con una generación de 6.091 GWh y una cobertura de la demanda del 30,2% (un 2,4% superior en el mismo periodo del año 2015). Esto se tradujo en un ahorro de más de 15€ en los hogares del país y la reducción de las emisiones de CO2 mensuales en un 30%, lo que equivale a 1,3 millones de toneladas de CO2.

Con datos definitivos del tercer trimestre, la eólica ha cubierto el 27,3% de la demanda y se sitúa como la primera tecnología del sistema con un total de 17.200 GWh, después de dos años de la caída del ranking.

Ha quedado clara la falta de estímulo al sector por parte del gobierno estatal, ya que ha permanecido impasible frente a la necesidad de instalación de nueva potencia eólica. Pero el 2016 ha roto la dinámica de los últimos cuatro años, con la aprobación del inicio del desarrollo de dos nuevos proyectos en los parques de Las Aulagas (13,8 MW) y Chimiche II (18,4 MW), en Tenerife, de la mano de Iberdrola, que ha conseguido la preasignación de estos MW’s en el Registro Retributivo de la Cuota Eólica Canaria. Quien también participará en los nuevos MW será Gas Natural Fenosa Renovables, que tendrá 70 MW de la misma cuota, lo que supone un 15,5% del total.

Aunque no se conocen el resto de empresas que han registrado los parques eólicos dentro de este paquete, el hecho que se puedan poner en marcha 450 MW constituye un buen aliciente para que la industria se recupere y pueda romper con la racha de los últimos 4 años.