solar i eòlica

La eólica lidera un momento crucial para las energías renovables

La semana pasada distintas asociaciones y organizaciones del sector energético corroboraban con datos y análisis contrastados el brillante futuro que desde hace tiempo se pronostica para las energías renovables. La energía eólica se sitúa en el ojo del huracán de este momento dulce para las tecnologías limpias y sostenibles con el medio ambiente. Así mismo, queda mucho por hacer para conseguir una transición energética basada en energías renovables.

700 GW de nueva capacidad de renovables en 5 años

La Agencia Internacional de la Energía (AIE) predice un fuerte crecimiento de las energías renovables, impulsadas por la reducción de los costes de las tecnologías limpias, en el informe Medium-Term Renewable Energy Market Report 2015.

En concreto, prevé la suma de más de 700 GW de nueva potencia. Con todo, las energías renovables aumentarían su cuota en la generación mundial hasta el 26% el año 2020 (en 2013 era del 22%). Los cambios continuarían situando la energía eólica terrestre como la primera fuente de nueva capacidad, seguida de una fotovoltaica que reduce distancias.

China lideraría el desarrollo de las energías renovables con una aportación próxima al 40% de la nueva potencia instalada. La seguirían la Unión Europea y Estados Unidos. Más allá de la OCDE, países como la India y Brasil están acelerando el desarrollo de las renovables y otros mercados como Egipto o Tailandia también muestran señales positivas.

Eólica y solar, cada vez más baratas

La comparación de costes de generación entre combustibles fósiles y las energías renovables llega a un punto de inflexión. De acuerdo con un análisis detallado publicado por Bloomberg New Energy Finance (BNEF),Wind and Solar boost cost-competitive versus fossil fuels, queda claro que la energía eólica y la fotovoltaica han reducido los costes, mientras que han subido en cuanto a la generación con gas y carbón. De hecho, la energía eólica terrestre actualmente es más competitiva en distintos lugares del mundo, sobre todo en Europa.

El informe realizado por analistas de BNEF revela que el LCOE con energía eólica terrestre a nivel mundial se redujo de los 85 dólares por MWh del primer semestre del año a los 83 en el actual. En cuanto a la solar, la caída fue de los 129 a los 122 $/MWh.

Europa es el continente que destaca por una eólica más competitiva. Actualmente, ya es la forma más barata de producir electricidad en Alemania y el Reino Unido, incluso sin contar con las ayudas públicas. La eólica terrestre británica se sitúa sobre los 85$/MWh, muy por debajo de los 115$ que cuesta el MWh producido por los ciclos combinados de gas y la térmica de carbón. En Alemania las cifras aún son mejores: el coste de la eólica terrestre es de 80$/MWh, mientras que el gas cuesta 118 dólares y el carbón 106.

Curioso es el caso de China, donde el MWh de la eólica terrestre cuesta 77 dólares, por debajo del gas, que sube hasta los 113 dólares, pero aún lejos de los 44$/MWh del coste de la electricidad generada con carbón.

Los costes anivelados del análisis del BNEF tienen en cuenta el coste de generación de un MWh marginal de electricidad, así como el coste de capital, el desarrollo inicial, los costes financieros y los costes de operación y mantenimiento.

Trabajar para una transición energética con éxito

La Agencia Internacional de Energías Renovables (IRENA) calcula que la capacidad de generación de energía renovable en 2014 llegó a los 1.838 GW, cantidad superior a los 1.500 GW de los ciclos combinados de gas. Las previsiones en cuanto a la producción anual de energía son aún mejores: se espera que la eólica y la fotovoltaica crezcan a partir del 3% anual, hasta llegar a un incremento del 20% el año 2030, mientras que para el resto de renovables en general se confía que el aumento sea del 27%.

Además, los resultados recogidos en su Remap 2030 indican que el crecimiento actual del mercado ha estado subestimado y que si se despliegan 800GW de fotovoltaica y 550GW de eólica adicionales entre 2010 y 2030, la cuota de las energías renovables en el sector de la energía podría sobrepasar el 40% en 2030. A pesar de la euforia de los buenos resultados y del enorme potencial de crecimiento de la energía eólica y la fotovoltaica en casi todos los países, aún nos encontramos en una etapa relativamente preliminar de despliegue global. O eso es lo que remarcaba el director general de IRENA en la presentación del informe titulado The Age of Renewable Power: Designing national roadmaps for a successful transformation.

El informe identifica 20 medidas para fundamentar el desarrollo de los planes nacionales para integrar las energías renovables y destaca las lecciones aprendidas hasta ahora. Desde IRENA se considera que las soluciones tecnológicas para apoyar la integración ya están disponibles pero que van apareciendo nuevos retos. Por eso, pide a los responsables políticos que se anticipen a los efectos que esta transformación tendrá en el desarrollo económico, la seguridad energética y el medio ambiente.

También se resalta la importancia de la participación de los distintos grupos interesados en el desarrollo de planes de trabajo nacional, como es el caso de las eléctricas, e identifica nuevos grupos de interés que cambiarán el esquema: los generadores distribuidos, los prosumidores y nuevas instituciones financieras. También destaca la importancia de la cooperación internacional para conseguir una transición energética con éxito.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *