La energía eólica, la más barata

La energía eólica terrestre es más barata que el carbón, el gas o la energía nuclear si se tienen en cuenta los costes de factores externos como la calidad del aire, la toxicidad versus los seres humanos y el cambio climático. Así lo apunta el estudio sobre “Subsidios y costes de la energía en la Unión Europea” realizado por la consultoría Ecofys por encargo de la Comisión Europea.

Según el informe, que pone el acento en el impacto que tiene la energía en la salud y en los costes que este implica, cada megawathora (MWh) de electricidad generada en un parque eólico cuesta cerca de 105 euros, mientras que en el caso del gas o del carbón puede llegar hasta los 164 y los 233 euros por  MWh, respectivamente. La energía nuclear, la energía eólica marina y la energía solar también salen comparativamente como generadoras de electricidad de bajo coste, al situarse en los 125 euros por MWh.

Desde la Comisión Europea se deja claro que mientras los estudios anteriores no incluían los costes adicionales relacionados con la salud y la contaminación, este sí que lo hace evidenciando “una clara diferencia entre los resultados actuales y los anteriores”, cosa que supone “solamente un primer paso para dar a conocer un cambio de evolución en el modelo energético europeo”.

El documento, aun así, también destaca que las ultimas políticas restrictivas aplicadas en este sector, por parte de algunos países, suponen un bloqueo a la fuente de energía más barata posible – “en términos generales y teniendo en cuenta todos los factores tanto internos como externos” – y reclama la necesidad  de “replanteárselas en base a lo que aporta el informe”.

En este sentido,  la Asociación Europea de la Energía Eólica (EWEA) señala que “las políticas Stop-Start, así como los cambios legislativos retroactivos solamente consiguen asustar a los inversores y poner palos en las ruedas de lo que es la energía del futuro”.

A pesar de todo, el informe de costes de la energía que elabora cada año el banco de inversión Lazard, remarca que la transición energética es una realidad  imparable. El documento destaca que la eólica es la opción de generación más rentable para reducir las emisiones de CO2  y, según sus cálculos, los costes normalizados por la energía eólica se han reducido un 58% desde 2009, el 15% de este solamente durante el último año.

Una línea que también sigue el estudio REthinking Energy de la Agencia Internacional de Energías Renovables (IRENA), que apunta que el precio de las placas solares fotovoltaicas ha registrado un descenso de entre un 65% y  un 75% entre 2009 y 2013, y que la tecnología eólica también se ha abaratado.

“Sí a la eólica”
Desde Catalunya y el resto del Estado, el sector de la energía eólica lamenta la incertidumbre que ha provocado la aplicación de ciertas medidas políticas pero continúa apostando con fuerza por este modelo energético.

De hecho, con el objetivo de conseguir que la sociedad española conozca más de cerca los beneficios económicos, sociales y medioambientales de esta energía renovable,  la Asociación Empresarial Eólica (AEE)  juntamente con otras empresas y asociaciones del sector, entre ellas EolicCat, han puesto en marcha la campaña “sí a la eólica”.

La piedra angular de la campaña es una plataforma 2.0 donde cualquier persona puede obtener información detallada sobre las ventajas de la energía eólica, así como expresar sus opiniones a través de nuevos contenidos (informes, vídeos o investigaciones, entre otros). La campaña se complementa con un vídeo para explicar el poder del cambio que comporta a través de la figura del  Hipster Energético.

“Sí a la eólica” se basa en cuatro ejes fundamentales. En primer lugar, se explica cómo la energía eólica terrestre es una de las más rentables hoy en día y como el hecho de que no emita CO2 ni otros gases de efecto invernáculo evita el calentamiento global. También se señala que la inversión en energías renovables evita la importación de combustibles fósiles, reduce la dependencia energética, mejora la seguridad en el subministro y minimiza el riesgo de posibles aumentos en los precios de los combustibles. Finalmente, la campaña pone de relieve cómo estas energías ayudan a desarrollar la economía y a crear puestos de trabajo (actualmente ya hay más de medio millón de trabajadores vinculados al sector en España, de los cuales más de 20.000 están solamente en la energía eólica).

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *