Aerogeneradors trasllat | aerogeneradores traslado

La DGT permitirá las escoltas privadas para el traslado de aerogeneradores por carretera

Después de años de parón, la industria eólica vuelve a moverse en España. Como fruto de las subastas convocadas por el anterior gobierno, hay planificados proyectos para ofrecer más de 8.000 MW de nueva potencia de energía limpia. De estos, más de la mitad procederán de nuevos parques eólicos que se espera que entren en funcionamiento antes de marzo 2020.

La recuperación de las energías renovables en el Estado, pero, está generando retos en términos de gestión e infraestructuras. Un ejemplo de esto es la incapacidad de la Guardia Civil de ofrecer los servicios de escolta reglamentarios para los traslados de componentes por carretera previstos para los próximos años. Un factor alieno a la industria que ya está creando problemas en el momento de cumplir con los plazos de construcción de las nuevas infraestructuras eólicas.

Para hacer frente a esta situación, el Ministerio del Interior ha comunicado un cambio en la norma que permitirá a las empresas de energías renovables circular en régimen de auto-escolta, es decir, utilizar servicios de escolta privados en el transporte por carretera de aerogeneradores, y así evitar una carga de trabajo que el cuerpo de la Guardia Civil no puede asumir.

Nuevo sistema de auto-escolta

Según ha comunicado la Dirección General de Tránsito (DGT), las empresas que tengan previsto realizar viajes de forma regular, al menos una vez a la semana, y que requieran que la Guardia Civil escolte los convoyes durante todo el trayecto, podrán hacer uso de esta nueva fórmula de auto-escolta. En este nuevo sistema, el acompañante de la Guardia Civil se sustituirá para vehículos piloto con el personal correspondiente, y deberá de añadir al menos un vehículo piloto más que los requeridos para la regulación actual.

La Subdirección General de Gestión de la Movilidad y Tecnología será la encargada de comprobar la viabilidad y autorizar los itinerarios donde podrá aplicarse este sistema. Por otro lado, las empresas deberán de comunicar un traslado al menos de 72 horas antes de iniciarlo y esperar su validación.

Normativa imposible

Las grandes dimensiones de los componentes de los molinos eólicos, como las palas, que miden entre 40 y 70 metros de largo, requieren una delicada operación para trasladarlas de la fábrica al parque eólico donde está prevista su instalación. Para transportarlas por carretera, así pues, son necesarios dispositivos de seguridad especiales, ya que a veces los convoyes ocupan los carriles de circulación del sentido contrario.

Hasta ahora, la regulación vigente establecía una escolta obligada de la Guardia Civil para todos los traslados por carretera de mercaderías superiores a 40 metros de largo o de más de 5 metros de anchura. Y aquí es donde se generaba el problema: la programación y frecuencia de los viajes se veía afectada por la falta de disponibilidad de agentes de la Guardia Civil que pudieran ofrecer los servicios de escolta. Cuando los convoyes pasaban por Cataluña o el País Vasco, donde la Guardia Civil debe coordinarse con los cuerpos policiales autonómicos, las gestiones aún se complicaban más.

Aunque este cambio agilizará provisionalmente las gestiones, serán necesarios más ajustes para poder cumplir con los planes de construcción de los nuevos parques eólicos. Según la Asociación Empresarial Eólica (AEE), en el próximo año y medio, se calcula que se efectuarán más de 5.000 traslados de maquinaria por carreteras del Estado, sin contar con el transporte de componentes destinados a la exportación, que normalmente se deben llevar de las fábricas a los puertos por carretera.