innovacions_innovaciones

5 innovaciones que cambiaran para siempre el paisaje renovable

La transición energética hacia un modelo más limpio y sostenible avanza de la mano de las nuevas tecnologías de la información y de la comunicación. La gestión, la eficiencia, las conexiones internacionales, las redes de distribución, el coste de producción, el precio final para el usuario…Son infinitos los aspectos del desarrollo de las energías renovables que se ven afectadas para las numerosas innovaciones en el terreno tecnológico y de los negocios, que a su tiempo crean nuevas oportunidades e impulsan la confianza y la creatividad en la instalación y el financiamiento de proyectos en el sector. Así lo confirma el estudio New Energy Opportunities: Innovations That Shape How companies Manage Energy (Nuevas oportunidades en energía: innovaciones que dan forma en cómo las empresas administran la energía), publicado por Schneider Electric. Repasamos las principales: blockchain, almacenamiento, pilas de combustible, micro redes y PPAs.

Blockchain

Se espera un gran impacto de esta tecnología, con importantes e infinitas aplicaciones casi a todos los sectores económicos y actividades sociales, en el sector de la energía. Tanto las empresas productoras como comercializadoras de todos las tipologías de energía, convencionales o renovables, están dedicando no pocos esfuerzos a estudiar la tecnología blockchain para encontrar formas de implementarla.

blockchain

Almacenaje

El rápido desarrollo de los sistemas de almacenaje de energía eléctrica en los últimos años está dando respuesta a uno de los principales hándicaps del sector: la intermitencia en la producción eólica y solar. También es clave para poder ofrecer a las empresas con objetivos medioambientales una manera fácil de adquirir energía renovable a bajo coste. Los avances en la duración de las baterías, una mayor distribución de las fuentes de generación renovable y un descenso de los precios de los sistemas de almacenaje han incrementado significativamente el interés de las empresas en invertir en renovables.

bateria

Pilas de combustible

El desarrollo de las tecnologías que permiten utilizar el hidrógeno como vector energético mediante pilas de combustible está añadiendo interés en el sector del almacenaje de energía. En un futuro no demasiado lejano, podría convertirse en una solución interesante de almacenaje y contribuir a combatir la discontinuidad y a equilibrar la demanda y los recursos de generación.

Esta tecnología propone que la energía renovable sobrante durante los picos de producción se usen para producir hidrógeno, que a su tiempo se combina electroquímicamente con oxígeno en la pila de almacenaje para generar energía eléctrica de emisiones cero e impulsar vehículos u otras maquinarias.

Mico redes

Las micro redes son una de las tecnologías principales en el ámbito de la descentralización de la producción energética, ya que reducen considerablemente los costos del mismo proceso de descentralización. También son una clave para conseguir una transición eficiente y disminuir la incertidumbre generada por la variable de la producción renovable, entre otras ventajas. Cada vez más empresas, incluidas grandes multinacionales, combinan las micro redes con otras soluciones de gestión de la energía como el almacenaje con baterías, pilas de combustible o generadores de reserva.

PPAs

El estudio también menciona como disruptivos los modelos de compra de energía que están consolidándose en el sector, como los acuerdos de compra de energía PPAs (Power Purchase Agreements, siglas en inglés) o los Certificados de Atributo Energético (EAC).

La creciente popularización de los PPAs corporativos están contribuyendo a proteger los proyectos renovables, ya que los generadores se aseguran un precio de venta estable que les permite financiar los proyectos, y a su tiempo los compradores pueden fijar sus costes de aprovisionamiento energético a la vez que facilitan el cumplimiento de los objetivos de sostenibilidad. En el ámbito internacional ya es habitual encontrar acuerdos de diez años o más, pero en España, donde la regulación aún supone un obstáculo para este modelo de compraventa, la duración suele ser menor.

PPAS