Hidrogen per emmagatzemar el vent_hidrogeno para almacenar el viento

Hidrógeno para almacenar el viento

“El hidrógeno es una fuente de energía limpia y con fuerte potencial, que puede ejercer un papel fundamental en la transición hacia un sistema de energía limpio y con un bajo contenido en carbono”. Con estas palabras se presentó durante el Fórum Económico Mundial de Davos del pasado enero el nuevo «Consejo del Hidrógeno», una iniciativa que une a trece multinacionales de los ámbitos de la energía, el transporte y la industria con el objetivo de promover el papel del hidrógeno en la actual transición hacia las energías renovables y la economía descarbonizada.

El hidrógeno no es solamente un vector energético alternativo a los combustibles fósiles explorado en sectores como la movilidad y la industria, sino que también tiene un potencial para aportar soluciones en el ámbito del almacenaje de energía eléctrica. Tal como explicamos en el post Almacenar la energía: el gran reto de las renovables, el almacenamiento es la clave que permitirá terminar con la variabilidad en la generación, facilitar la penetración masiva de las renovables al mix eléctrico y cumplir con los acuerdos del clima firmados en París.

Hidrógeno y renovables

El hidrógeno puede generarse a partir de la electrólisis del agua, un proceso que consiste en separar los componentes químicos del agua (H₂O) para obtener el elemento. Para provocar esta reacción se puede utilizar cualquier forma de energía, incluidas por supuesto las renovables. De esta manera, se podrían utilizar los excedentes de electricidad generados por las industrias eólicas y solares, de difícil almacenamiento para producir hidrógeno, que se puede almacenar y transportar de manera sostenible y limpia.

Entonces, los vehículos de pila de combustible de hidrógeno, ya en el mercado, suponen una alternativa eléctrica a los combustibles fósiles con el beneficio añadido que su combustible es a la vez una solución de almacenamiento y transporte de la electricidad de origen renovable.

Aragón: núcleo de investigación europea

Contenedores tecnológicos para el almacenaje y transporte de hidrógeno que se exportan a todo el mundo, una planta piloto que almacena energía solar en forma de hidrógeno para utilizarla en el sector de la viticultura…Son algunos de los proyectos que se están llevando a cabo en el Aragón, única comunidad autónoma del Estado que participa en la iniciativa publico privada de la Comisión Europea Fuel Cells and Hydrogen 2 Joint Undertaking.

Otro ejemplo es la colaboración en este terreno entre Aragón y Escocia, el máximo exponente de la cual es el proyecto BIG HIT (Building Innovative Green Hydrogen Systems in an Isolated Territory: a pilot for Europe), heredero del anterior Surf ‘n’ Turf. Coordinado por la Fundación del Hidrógeno de Aragón y con un presupuesto de 10,9 millones de euros, cuenta con 12 participantes de 6 países europeos que trabajan conjuntamente para desarrollar una infraestructura a las islas Orkney de Escocia capaz de producir, almacenar y distribuir hidrógeno para abastecer energéticamente las islas mediante fuentes renovables, en especial la eólica o la fuerza de la marea.

¿Veremos realmente emerger el hidrógeno como parte de un nuevo sistema energético renovable? Se está trabajando de valiente, pero como con otras tecnologías renovables y toda nueva infraestructura, su nivel de complexidad requiere un adecuado soporte político para ser una parte real del mix energético, que pueda contribuir a la transición energética y a la lucha urgente contra el cambio climático.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *