global wind energy outlook

La eólica, a toda vela hacia el futuro: Global Wind Energy Outlook 2016

“Ahora que el Acuerdo de París está entrando en vigor, los países deben plantearse seriamente los objetivos con los cuales se comprometieron el diciembre pasado. El cumplimiento de estos objetivos significa un suministro de electricidad descarbonizado por completo antes del 2050, y la energía eólica será la que ejercitará la mayor prioridad”.

Son palabras de Steve Sawyer, secretario general del Consejo Mundial de la Energía Eólica (GWEC, siglas en inglés), que a finales de octubre presentó el informe Global Wind Energy Outlook 2016, el más optimista desde que la organización realiza el estudio.

¿A qué se debe este crecimiento? Principalmente a una bajada de los precios. “El precio de las turbinas eólicas (en términos de €/MW) ha descendido casi un tercio desde 2009. La eólica terrestre es ahora una de las fuentes más competitivas de generación eléctrica, con proyectos que ofrecen la electricidad a un precio tan bajo como 4 céntimos de dólar el kWh”, explica el informe.

La eólica, a toda vela

El 2015 fue un año de récords para la eólica. El estudio apunta que durante este año se instalaron más de 63 GW, un 17% más que durante el 2014, con los cuales la industria logró los 433 GW instalados alrededor del mundo.

A mediados de mayo del 2015, Alemania alcanzó a cubrir en un día casi el 100% de la demanda eléctrica de todo el país. En el agosto del mismo año, un día de tormenta permitió a Escocia batir otro récord: los aerogeneradores del país generaron más electricidad de la demandada en solo 24 horas. Dinamarca, que genera ya más del 40% de su electricidad gracias al viento, y los Estados Unidos, que produce 2.5 veces más energía eólica que hace cinco años, son otros de muchos ejemplos con los cuales el estudio ilustra el extraordinario avance de la eólica en el mundo.

¿Hacia dónde sopla el viento?

China lidera el mercado de la energía eólica, con Europa en segunda posición y América del Norte en tercera, aunque avance rápidamente. En Europa, la energía eólica fue la tecnología más instalada el 2015, correspondiente al 44.2% del total de todas las fuentes.

Aún así, la GWEC advierte que la mayor parte de los parques eólicos del mundo ya se encuentran en países que no forman parte de la OCDE, y prevé que esta tendencia continúe en el futuro. Por mencionar algunos casos, Guatemala y Jordania inauguraron en el 2015 sus primeros grandes parques eólicos comerciales, y Sudáfrica llegó a ser el primer mercado del continente africano en superar el hito de 1 GW. Según el informe, las zonas de mayor crecimiento en los próximos diez años serán África, Asia y América Latina.

España, a pesar de la “moratoria verde” de 2012 y además de no haber instalado ni un MW eólico en el último año, aún se mantiene en quinta posición dentro del top eólico de los ocho países que superan los 10 GW. Según el informe, éste es: China (145.362 MW); EUA (74.471 MW); Alemania (44.947 MW); India (25.088 MW); España (23.025 MW); Reino Unido (13.603 MW); Canadá (11.205 MW); y Francia (10.358 MW). En 2016, Brasil superó también los 10 GW.

Hacia el futuro

Según las previsiones del informe, en 2030 la energía eólica podría suministrar hasta un 20% de electricidad mundial, crear 2,4 millones de nuevos puestos de trabajo, reducir las emisiones de CO2 en más de 3.300 millones de toneladas anuales, y atraer una inversión de unos 200.000 millones de euros al año.

La eólica, actualmente, está preparada para situarse en la delantera del sector energético, en un momento en el cual virar hacia sistemas de generación de energía limpias y sostenibles es de mucha relevancia para los países que quieran cumplir con los propósitos signados en París hace menos de un año. Es cuestión de voluntad política avanzar hacia un futuro de energía limpia.

Todo el informe completo se puede descargar desde la página web del GWEC.