energia capsa

Energía en una caja: el futuro mercado del almacenamiento energético

El rápido desarrollo de las tecnologías ha facilitado que la energía eólica, juntamente con otras renovables, sea cada vez más eficiente y fácil de gestionar. El fin delos combustibles fósiles está en el horizonte, y hoy bueno parte de la electricidad que consumimos ya procede de fuentes de energía limpias. Pero aún queda camino por recorrer, limitaciones que se deben superar.

Estabilidad y seguridad de suministro son dos claves del sistema energético que las energías renovables, variables por naturaleza, aun no pueden ofrecer completamente. El desarrollo de sistemas de almacenamiento energético que permiten disponer de la energía generada con fuentes renovables cuando no sopla el viento o no brille el sol, es sin duda una de los grandes retos para avanzar hacia un modelo energético sostenible.

Estabilidad, seguridad y eficiencia

El almacenamiento de energía en baterías es un incipiente mercado que está desarrollándose a grandes pasos, a medida que aumentan la demanda de energía limpia y la presión política por reducir emisiones. Combinado con el más establecido de las centrales hidroeléctricas de bombeo, abra todo un mundo de posibilidades para el aumento de la generación renovables.

Este sistema permitirá cargar las baterías cuando hay un exceso de producción (una energía que de otra manera se pierde) y utilizar la electricidad almacenada para proveer los consumidores cuando la generación no llega a los mínimos necesarios. En resumen, como ya explicamos en el post 5 innovaciones que cambiaran para siempre el paisaje renovable, estos sistemas transformaran la estabilidad, la eficiencia y la seguridad de suministro de las energías renovables.

Un mercado que despunta

De momento, las baterías son poco eficientes, ocupan demasiado espacio y su autonomía es limitada. En resumen, el almacenamiento de energía a gran escala aún es poco rentable. Este panorama, aun así, está a punto de cambiar. Y muy rápido. Según el último estudio de GlobalMarketInsights, los beneficios generados para esta nueva industria en los Estados Unidos se multiplicaran por 10 antes de 2024, hasta llegar a los 4.000 millones.

El sector del almacenamiento energético tiene un gran potencial de crecimiento por delante.El aumento de las regulaciones tanto nacionales como internacionales que requieren la minimización de las emisiones de carbono están impulsando la participación de las energías renovables en la red eléctrica. Un contexto que en los próximos años impulsará el mercado de baterías. Ahora hace justo un año,en diciembre de 2017, el gobierno de Nueva York aprobó una nueva ley que exige un objetivo de despliegue estatal de sistemas de almacenamiento de energía de 1.500 MW para 2025.

El almacenamiento es una pieza clave para el desarrollo de las renovables y la transición energética.  Antes empezaremos a ver los resultados, también económicos.