Comença una nova etapa per a l’eòlica a Espanya?

¿Empieza una nueva etapa para la eólica en España?

Después de unos años de fuerte crisis y paralización en el sector eólico español, aparecen distintos motivos para el optimismo. La presentación del Plan de Relanzamiento de la Industria Eólica (PRIE), el anuncio de una convocatoria de subasta, que podría atraer los primeros 500 MW eólicos a la reforma energética, o la aprobación de la Planificación Energética para 2015-2020 con 5.000 MW de eólica son algunos de los movimientos hechos públicos este mes de octubre por parte del gobierno central que nos plantea los siguientes interrogantes: ¿nos encontramos delante de una nueva etapa para la eólica española? Y la nuestra, ¿se beneficiará la eólica catalana de estas novedades?

Si estas iniciativas siguen adelante, la energía eólica volvería al camino para situarse como un de las tecnologías más competitivas y eficientes para conseguir los compromisos climáticos adquiridos con la UE para 2020.

Medidas para potenciar la industria eólica

El pasado 15 de octubre el Ministerio de Industria, Energía y Turismo (MINETUR) presentaba el Plan de Relanzamiento de la Industria Eólica, elaborado conjuntamente con la Asociación Empresarial Eólica (AEE) con el objetivo de potenciar el sector eólico español.

El PRIE persigue el triple objetivo de mejorar la capacidad productiva del sector eólico, de asegurar el acceso de la industria a los mercados internacionales mediante productos competitivos y de calidad, y de potenciar el I+D+i para continuar en la vanguardia tecnológica. El plan comprende un conjunto de 15 medidas agrupadas alrededor de tres ejes principales: el desarrollo industrial, el impulso a las exportaciones y a la presencia internacional, y al favorecimiento de la I+D+i. Entre las distintas medidas que se pueden poner en marcha, destacan el soporte a los programas de reindustrialización y competitividad o la reducción de tasas y la optimización de la logística portuaria, así como la sustitución o extensión de vida de los aerogeneradores en parques antiguos, entre otros.

Subasta de 500 MW eólicos

Al día siguiente de la presentación, el gobierno español daba luz verde a una convocatoria para 500 MW de potencia eólica, que finalmente se publicó en el BOE el pasado sábado 23 de octubre. Esta subasta es la primera desde la moratoria recogida en el Real Decreto Español aprobado en enero de 2012 que suprimía el sistema de primas para nuevas instalaciones de generación de electricidad con energías renovables, cogeneración y residuos.

De acuerdo con los cálculos realizados por la AEE, la nueva redacción implica un incremento de la retribución de 63.725 euros por MWh, debido a dos modificaciones: una en el coste de la inversión y la otra en las horas estimadas de funcionamiento para obtener rentabilidad. La primera de las mejoras reconoce un coste de inversión en los parques de 1,2 millones de euros por MW instalado, un 9% más que en el borrador publicado la primavera pasada, de 1,1 millones. La segunda, reduce el número de horas de operación anuales equivalentes de 3.200 a 2.800.

Según el sector, con esta propuesta acudirán todo un conjunto de empresas interesadas en construir parques que llevan años en tramitación. Además, también servirá para repotenciar parques actuales.

Por otro lado, según fuentes del gobierno central, la subasta de eólica y de biomasa –también se convocan 200 MW de esta fuente de electricidad renovable- atraerá unos 1.270 millones de euros en inversiones, 600 M€ para la eólica y 670 M€ para la biomasa.

 

Planificación estratégica para 2020

También el 16 de octubre se aprobaba en el Consejo de Ministros la planificación energética para el período 2015-2020. El documento prevé un incremento medio anual del consumo final de energía del 0,9% y un descenso del 1,6% anual de la intensidad energética (consumo en relación al PIB) gracias al aumento de la proporción de energías renovables en el mix energético.

La planificación supone una inversión de 4.541 millones durante los próximos cinco años e incluye una descripción de proyectos de infraestructuras que se desarrollarán durante este período. En cuanto a la eólica, según apunta la AEE, el documento prevé incorporar unos 5.000 MW, lo que requeriría una inversión de 7.000 millones de euros. Para conseguirlo, desde la patronal eólica se alude a la necesidad de financiamiento y a la importancia de disponer de un marco regulatorio estable que garantice la seguridad jurídica de las inversiones.