El ‘New Green Deal’ europeo empieza a caminar

Combatir la crisis climática, defender la biodiversidad y acelerar una transición energética justa. En el centro de la agenda de la nueva presidenta electa de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, se encuentra un Pacto Verde Europeo muy similar al ‘New Green Deal’ que se plantean los Estados Unidos. Es la respuesta institucional a la llamada de la ciudadana a responder a la emergencia climática, y la principal promesa de este nuevo mandato político en la Unión Europea (UE).
El cambio climático tendrá un impacto cada vez mayor, ¿está Europa tomando las medidas necesarias para preparar a ellos? En las últimas décadas, los países de la UE han hecho avances significativos hacia la reducción de emisiones y mitigación del cambio climático. A pesar del progreso, y el hecho de que Europa tenga una de las legislaciones medioambientales más completas del mundo, no es suficiente. Los actuales sistemas económicos de producción y consumo siguen ejerciendo una presión excesiva sobre los medio ambiente, así como sobre la salud y el bienestar de las personas. La sociedad y la economía europeas no son sostenibles.
Para dar respuesta a esta inquietud, representada en las recientes manifestaciones masivas por el clima, en su programa electoral, la todavía candidata von der Leyen se ponía como objetivo convertir Europa en «el primer continente climáticamente neutro» hacia el 2050. El primer paso: proponer un gran Pacto Verde Europeo, que incluiría la primera Ley Climática Europea, durante sus primeros 100 días de mandato.
Una vez presidenta, la política y médica alemana ya ha anunciado que una de las tres vicepresidencias ejecutivas de la nueva Comisión, liderada por el holandés Frans Timmermans, estará plenamente dedicada al New Green Deal de la UE. Más concretamente, se le quiere denominar «Green and Fair New Deal» (Nuevo Acuerdo Verde y Justo), según el borrador filtrado incluso antes de su llegada a la presidencia el pasado 1 de noviembre. Además, el departamento de Energía, con la comisaria de Estonia Kadri Simson al frente, se vuelve a separar del de Medio Ambiente.
Según el mismo borrador, Von der Leyen cree imprescindible crear una hoja de ruta para el desarrollo de energía eólica marina en Europa. Por su parte, Giles Dickson, CEO de Wind Europe, ha interpelado la nueva comisión afirmando que «el Nuevo Pacto Verde Europeo necesita incluir una clara política industrial para las industrias bajas en carbono» para propiciar «la innovación continua »y la competitividad.
Parte fundamental de la llamada «Transición Justa» hacia las energías renovables, la nueva comisión ha hecho hincapié en el aumento de las ayudas a aquellas regiones tradicionalmente dedicadas al carbón, para que sus economías puedan hacer una transición medida hacia la descarbonización que no deje a nadie atrás.
Con un apoyo público sin precedentes, la disponibilidad de la población europea a hacer un mayor esfuerzo para proteger el planeta deberá encontrar una ambición política correspondiente en los próximos meses. No nos podemos permitir perder ni un minuto más.