180328_eolica_GWEC

El dulce momento de la eólica alrededor del mundo, con datos del GWEC

52.573 MW de potencia eólica añadida en 2017, cifras récord registradas en Europa, la India y el creciente sector de la eólica marina, 539.581 MW eólicos acumulados. Son los datos que confirman el momento dulce que vive la industria eólica alrededor del mundo, publicadas recientemente por el Global Wind Energy Council (GWEC).

La importante caída de los precios tanto de la eólica terrestre como de la marina continúan marcando la madurez del sector, símbolo de la cual es el caso de Alemania, que vio el año pasado la primera licitación de eólica offshore sin subsidios. Alrededor del mundo (Marruecos, la  India, México, Canadá…) el precio del kWh está alrededor de los 0,03 dólares. Con todo, estamos delante de un escenario que habría sido difícil de imaginar hace tan solo un par de décadas.

Asia

En Asia, China sigue marcando el paso, con 19.500 MW añadidos en 2017 (un poco menos que en 2016), y países como Paquistán, Tailandia y Vietnam, según el estudio, se mantienen como mercados prometedores. Pero también hay determinados mercados que han quedado “atrasados”, normalmente debido a las políticas energéticas, como Japón o Corea del Sur.

Europa

Según las estadísticas del GWEC, el 2017 fue el mejor año de la energía eólica en Europa, con Alemania, que añadió más de 6.000 MW, abriendo el camino. El informe destaca también los buenos resultados de la industria del Reino Unido y la recuperación del sector en Francia. Además aparecían también nuevos récords conseguidos por Finlandia, Bélgica, Irlanda y Croacia. Para el GWEC, la instalación de 3.000 MW en los mares de Europa son un señal del futuro próspero que le espera.

América del Norte y Central

El mercado de la energía eólica en Estados Unidos continúa con buena salud. El 2017 fue otro año fuerte, se añadieron 7.100 MW y las perspectivas son buenas para los próximos años. Cada vez más grandes compañías están firmando acuerdos de venta directa de electricidad limpia, los famosos PPA (Power Purchase Agreement).

Las previsiones del GWEC se muestran optimistas respecto a Canadá y México, a pesar de que la evolución de los respectivos mercados en 2017 no es muy destacable. La razón es que en ambos casos los gobiernos actuales parecen estar poniendo en pie políticas que se convertirán en suelo fértil para el crecimiento de las energías renovables durante la próxima década.

Otras regiones

En cuanto a América del Sur, el informe destaca los más de 2GW eólicos que Brasil consiguió acumular a pesar del ciclo de crisis políticas y económicas en el cual está inmerso el país, así como la buena evolución de Uruguay, que ya se acerca al 100% de electricidad renovable. En Argentina, por su lado, las subastas celebradas en 2016 y 2017 harán que veamos un fuerte crecimiento en el número de instalaciones en un futuro próximo.

El informe también destaca la actividad eólico en países africanos y de Oriente Medio, aunque solo Sur África, que generó 621 MW de nueva capacidad en la red, vio proyectos acabados. En Marruecos y en Kenia existen proyectos inacabados pero que se espera que tengan un impacto importante en cuanto se finalicen este año. La zona del Pacífico, por el contrario, aparece en el estudio como más parada, a pesar de que en Australia se firmó un número significativo de nuevos contratos en 2017.

Con todo esto, en palabras de Steve Sawyer, secretario general del GWEC, “estas cifras muestran una industria madura, en transición hacia un sistema basado solo en el mercado, que compiten exitosamente con tecnologías predominantes fuertemente subsidiadas”. “Estamos cumpliendo nuestra promesa de proporcionar la mayor cantidad posible de electricidad libre de carbono al menor precio”, resume Sawyer, y añade: “la eólica es ya la tecnología más competitiva en muchos mercados, si no en todos, y la aparición de híbridos eólicos/solares, una gestión de red más sofisticada y un almacenamiento cada vez más asequible empiezan a ofrecer la imagen de cómo será el sector de la energía totalmente libre de combustibles fósiles”.