De récord en récord: la eólica en Estados Unidos - De rècord en rècord: l'eòlica als Estats Units

De récord en récord: la eólica en Estados Unidos

Estados Unidos fue el país que más electricidad eólica produjo en 2015, por delante de China y Alemania, según datos del Global Wind Energy Council (Consejo Global de la Energía Eólica) y de la administración norteamericana difundidas por la Asociación Americana de la Energía Eólica (AWEA). El año pasado la industria del viento americana produjo más de 190 millones de MWh, electricidad suficiente para abastecer alrededor de unos 17,5 millones de hogares típicos, una capacidad 25 veces superior a la registrada en el año 2000.

La eólica es la renovable que más crece, pero no la única. En total, en EUA se instalaron 16 GW de energía limpia en 2015, lo que supone un 68% de la nueva capacidad total, según el Sustainable Energy in America Factbook publicado por Bloomberg a principios de año. Y 2016 se presenta no menos prometedor: un reciente informe de AWEA señala un fuerte incremento de la capacidad eólica instalada y de las inversiones en el segundo trimestre del año.

¿Cuál es la situación del sector eólico en Estados Unidos y cuál es la visión de futuro que la impulsa?

Primera potencia eólica: promoción e innovación

Los informes de la AWEA colocan Estados Unidos como primera potencia mundial en generación de energía eólica, por delante de China aunque, según datos de la Asociación Mundial de la Energía, el país asiático cuenta con casi el doble de potencia eólica instalada. ¿Cómo es posible?

La respuesta es clara: Estados Unidos tiene algunas de las instalaciones eólicas más productivas del mundo, infraestructuras clave conseguidas gracias al soporte financiero del gobierno (los créditos fiscales a la producción han atraído más de 128.000 millones de dólares de inversión privada en los últimos diez años) y a las políticas de promoción para instalar fábricas en todo el país.

La innovación también ha tenido un papel fundamental a la hora de modernizar la red eléctrica, una inversión que ha contribuido a reducir la congestión y los costes. Texas es un ejemplo, un estado que ha conseguido doblar su cuota de penetración eólica gracias al establecimiento de la Competitive Reneweable Energy Zone.

Una industria rentable y dinamizadora

La eólica en Estados Unidos es una fuente de energía asequible, los precios han disminuido hasta una cifra récord de 2,35 céntimos de dólar por kWh en algunas partes del país, el precio más bajo nunca registrado por el informe gubernamental Wind Technologies Market Report. Según la AWEA, el estadounidense es uno de los mercados más atractivos del mundo para las empresas con importantes costes de inversión. Con el precio de 7,5 céntimos de dólar por kWh, el precio de la electricidad para la industria es inferior en EUA que en otras potencias económicas como Alemania, China o la India.

La industria eólica está actuando también como un importante dinamizador del mercado de trabajo. La mayor parte de los componentes necesarios para la fabricación de turbinas eólicas se fabrica en Estados Unidos, lo que ha impulsado toda una industria alrededor de la energía eólica que actualmente ya da trabajo a más de 73.000 personas. Según AWEA, que trabaja con datos del Departamento de Energía de EUA, el compromiso gubernamental actual de generar al menos un 20% de la electricidad del país en parques eólicos en 2030 podría significar hasta 380.000 puestos de trabajo en el sector.

Iowa, en cabeza

El estado de Iowa, con un territorio equivalente a los de Castilla y León y Aragón juntos y una población de poco más de tres millones, es la protagonista de uno de los hitos conseguidos por la eólica americana en 2015: más del 31% de la electricidad producida en este estado procedía de parques eólicos. Es la primera vez, según afirma la AWEA que el viento suministra más del 30% de la electricidad de un estado. El gobernador de Iowa, Terry Branstad, que también dirige la Coalición de la Energía Eólica y Solar (Wind and Solar Energy Coalition), ha asegurado que el estado tiene potencial para llegar a una cuota eólica del 40% del mix en los próximos cinco años.

Las oportunidades mar adentro

El desarrollo de parques eólicos offshore representa una de las mayores oportunidades para el futuro energético de Estados Unidos, donde se calcula que el potencial del viento sobre las zonas costeras podría generar más de 4.000 GW, lo que supondría a grandes rasgos cuadruplicar la capacidad de generación eléctrica del sistema actual del país.

La eólica marina, aun mucho más avanzada en Europa que en Estados Unidos, se presenta como una opción para asegurar el suministro de energía renovable en grandes ciudades costeras, como Nueva York, donde hay proyectado el mayor parque offshore del país. La agencia gubernamental llamada Oficina de Gestión de Energía Oceánica (BOEM), ya ha otorgado unos doce contratos eólicos marinos, correspondientes a más de 4.000 metros cuadrados de aguas federales.

Dirección al futuro: objetivo 2050

El Factbook de AWEA recoge otro de los efectos positivos de la transición energética en EUA: la reducción de las emisiones de gases con efecto invernadero, que se encuentran ahora al nivel más bajo desde el año 1995.

El año pasado, el Departamento de Energía publicó el informe, que trataba de calcular los beneficios económicos, sociales  y medioambientales que implicaría un importante desarrollo de la energía eólica hasta 2050. Si se mantiene el ritmo de transición energética esperado, Estados Unidos podría evitar la emisión de más de 12,3 gigatoneladas de gases y ahorrar unos 260.000 millones de galones de agua gracias al aumento de la energía eólica generada.

En Estados Unidos y en el mundo, la eólica sigue abriendo camino hacia una muy necesaria transición energética. Contribuir es cuestión de voluntad política y responsabilidad ambiental y económica.