Autoconsumo eólico y solar en casa, ¿la pareja perfecta?

Si estás considerando sumarte a la revolución de producir tu propia energía renovable en casa, seguramente ya estás familiarizado con todas las preguntas a las que habrá que dar respuesta antes de decidir qué solución conviene más en cada caso. Una de las grandes cuestiones será elegir para qué tecnología de generación optar: ¿placas solares o aerogeneradores domésticos?

El autoconsumo energético, sea solar o eólico, se enfrenta a los mismos retos de interrumpibilidad que las energías renovables industriales: ni el sol brilla todo el día, ni el viento sopla siempre. Es por eso que a menudo los molinos domésticos, como las placas solares, están conectados a la red eléctrica convencional para poder cubrir cómodamente las necesidades de un hogar.

Pero ¿qué ocurre si queremos mantenernos independientes de la red, o si nuestra vivienda se encuentra en un lugar donde esta opción no es viable? Una solución es instalar un sistema de baterías para almacenar el exceso de electricidad en las horas de mayor producción. Aunque las baterías son cada vez más asequibles, hay estudios que mantienen que optar por un pequeño sistema de producción híbrida solar y eólica podría ser la mejor solución en muchos casos. Los periodos de máxima generación de las dos tecnologías a menudo pueden tener lugar en horas diferentes del día y épocas diferentes del año, el cual los hace complementarios.

Por ejemplo, en algunas zonas, la velocidad del viento es alta durante el invierno, pero se reduce considerablemente durante los meses de verano, que es cuando el sol tiene más fuerza y ​​brilla durante más horas. En este caso, si combinamos un aerogenerador doméstico y placas solares, nuestro sistema será más flexible y más autónomo, por lo que podremos reducir la necesidad de contar con una gran capacidad de almacenamiento en baterías. En los pocos momentos en que ni brille el sol ni sople el viento, o se produzca cualquier incidencia, podremos cubrir las necesidades eléctricas con un pequeño banco de baterías que nos permita cubrir el suministro durante dos o tres días, o incluso con un modesto generador alimentado por un motor de explosión.

Sin embargo, para completar este sistema de generación híbrida, necesitaremos contar también con un equipo de regulación y conversión, un controlador eléctrico que coordinará el funcionamiento simultáneo de los tres sistemas (eólico, solar y de almacenamiento o asistencia) y extraerá la electricidad del sistema que sea más eficiente en cada momento para enviarla a la casa con el voltaje adecuado.