171129_sector energètic demanda europea

Ambición eólica: podría cubrir hasta el 30% de la demanda eléctrica europea en 2030

La energía eólica podría ser la fuente del 30% de la demanda eléctrica europea en poco más de una década. Es la conclusión de los informes publicados por la asociación europea del sector eólica WindEurope bajo los títulos “Perspectiva para 2020” y “Escenarios para 2030”. Aún así, para que esta proyección se convierta en realidad, los estudios advierten que se deberá poner en funcionamiento las políticas energéticas adecuadas.

El establecimiento de objetivos ambiciosos es clave para el avance de la transición energética hacia un modelo más sostenible basado en energías renovables. Así lo ha explicado Giles Dickson, CEO de WindEurope, con motivo de la presentación de los estudios: “La industria necesita planes vinculantes y ambiciosos de Acción Nacional sobre Energía y Clima que proporcionen claridad sobre los volúmenes posteriores al 2020, eso permitirá que continúen  las reducciones de costes”. Además, Dickson ha añadido que “con un ambicioso objetivo europeo de energías renovables de al menos el 35% para 2030, la industria eólica podría entregar volúmenes aún mayores a un coste competitivo”.

Crecimiento concentrado en seis países

Europa tiene potencial para lograr una tasa de instalación mediana de 12,6 GW por año de aquí al 2020, según los datos de WindEurope, que indican que en tres años la región llegaría a los 204 GW eólicos proveídos en total. En 2020, así entonces, la eólica sería ya la principal fuente renovable por delante de la hidroeléctrica, y cubriría el 16,5% de la demanda eléctrica.

WindEurope señala, eso sí, que existe la posibilidad que este crecimiento de la energía eólica se concentre en seis países: Alemania, Reino Unido, Francia, España, los Países Bajos y Bélgica. Según los proyectos actuales, otros estados de Europa Central y Oriental podrían quedar-se atrás.

Tres posibles escenarios

El estudio de la asociación europea “Escenarios para 2030“, se basa en tres posibles escenarios con los que la industria podría encontrar-se en poco más de una década.

Según el escenario central presentado para el estudio, en 2030 los territorios de la Unión Europea ya contarían con 323 GW de capacidad eólica acumulada: una cifra que dobla la capacidad instalada en 2016, 160 GW, y que permitiría producir 888 TWh de electricidad de origen eólico, correspondientes al 30% de la demanda eléctrica europea.

De los otros dos posibles escenarios delineados por el informe, el más pesimista calcula unos 256,4 GW de capacidad de energía eólica en 2030, (207 GW de terrestres y 49 GW marinos), que corresponderían al 21,6% de la demanda de electricidad de la UE estimada por el mismo año.

El escenario más optimista, basado en las mejores condiciones de mercado y de contexto político, prevé la instalación de 397 GW de capacidad eólica en los territorios de la UE (298,5 GW de terrestres y 99 GW marinos), una cifra que permitiría cubrir hasta el 35% de la demanda eléctrico total en 2030.

323 GW eólicos y 569.000 puestos de trabajo

De los 323 GW totales previstas para el escenario central, 253 GW corresponderían a parques eólicos terrestres, y 70 GW a parques eólicos marinos. España sería el cuarto país con mayor capacidad instalada (35 GW), por detrás de Alemania, Francia y el Reino Unido (85 GW, 43 GW y 38 GW respectivamente). Por otro lado, Dinamarca, Irlanda, Estonia y los Países Bajos cubrirían más del 50% de su demanda eléctrica con energía eólica, siempre según las proyecciones del informe por el año 2030.

Este escenario prevé, de un lado, el “repotenciamiento o ampliación” de hasta la mitad de la capacidad existente, y la vida útil de la cual está prevista que finalice antes del 2030, y por otra parte, el desbloqueo de 239 mil millones de euros de inversión entre 2017 y 2030, cuando la industria eólica será ya responsable de 569.000 puestos de trabajo.

Como resultado, este panorama significaría una reducción anual de las emisiones de CO2 en 382 millones de toneladas, y evitaría la importación de combustibles fósiles por valor de unos 13.2000 millones de euros.

Requisitos para llegar

WindEurope recuerda aun así, que para que sea posible llegar a la situación descrita por el escenario central del estudio, es  necesario aplicar las políticas energéticas adecuadas para que se produzcan cambios significativos en el sistema energético actual.

Entre los factores más relevantes, el informe señala una mayor estabilidad de los ingresos a largo plazo, así como una mejora en la integración de las renovables variables al sistema eléctrico, que incluya la construcción de la red y las interconexiones, y un claro compromiso político con la electrificación de sectores como la climatización y el transporte.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *