2017 any blanc renovables catalunya

2017, un año en blanco para las energías renovables en Cataluña

El “Observatori de les Energies Renovables a Catalunya” ha presentado un avance de las conclusiones del primer informe de situación de las energías renovables en Cataluña, con datos de 2017. Este informe ofrece un mapa del estado actual de la implantación de las renovables en Cataluña y augura que será difícil conseguir la creación anual de 300 MW de nueva capacidad eólica y 300MW de nueva capacidad solar fotovoltaica entre los años 2019 y 2030, ambos incluidos.

La falta de incorporación de proyectos relevantes de origen renovable en 2017 y la baja producción de la gran hidráulica han hecho que la generación de energía con Fuentes renovables caiga un 1,3€ respecto del año anterior.

Las perspectivas para 2018 no son mucho mejores, ya que solamente se podrá sumar el aerogenerador de 2,3MW que la iniciativa de propiedad compartida Eolpop ha puesto en marcha en el término municipal de Pujalt (comarca de la Anoia)

Estas previsiones hacen que el escenario previsto por el Govern de la Generalitat y la Unión Europea en 2030 con la expectativa de que el 50% del consumo eléctrico provenga de renovables, roce, por ahora, la utopía. El informe alerta que o empezamos a implementar de forma efectiva y urgente mucha más capacidad de generación renovable o prolongamos la vida operativa de las centrales nucleares o construimos más líneas de alta tensión para importar  electricidad renovable del Estado.

Una de las herramientas que puede contribuir a darle la vuelta a esta tendencia negativa y que apunta el informe es la aprobación del “Pacte Nacional per a la Transició Energètica” y la  implementación de la normativa que lo desarrolle, además de la aprobación de una “Llei d’Energies Renovables”, como otras comunidades autónomas ya han hecho. También se considera prioritario poner en marcha procedimientos de tramitación abreviados que permitan la aprobación  e implementación de proyectos de gran y media capacidad, como la instrumentación de políticas públicas incentivadoras para la mejora de la eficiencia energética tanto en clave de mercado (formación del precio de la energía, creación de Nuevos agentes, como el agregador de demanda) como en la aplicación de medidas de impulso propias en eficiencia energética (incentivos fiscales, bonificaciones fiscales, líneas de ayuda específicas, etc.).

El informe valora muy positivamente el nuevo escenario político en el Estado y en Cataluña que apunta a favorecer la mayor penetración de las energías renovables en el mix de generación. La creación de un Ministerio que recoja las competencias en energía y medio ambiente bajo el mismo ámbito es un paso firme para avanzar  hacia una transición energética basada en la eficiencia y les energías renovables.

En resumen, los datos del informe indican que el año 2017 ha sido  un año en blanco en el avance de las energías renovables en Cataluña, y la previsión de la implantación y puesta en marcha de futuros proyectos no invita al optimismo.