2015: las renovables en apogeo alrededor del mundo

El desarrollo de las energías renovables a nivel mundial en 2015 se ha caracterizado por la aparición y la aprobación de nuevas políticas gubernamentales, retos planteados a diferentes niveles donde cada país ha marcado nuevos objetivos para seguir en la lucha contra el cambio climático y el cumplimiento con la eficiencia energética. Si lo traducimos en datos, a principios de año más de 160 países arrancaban con diferentes metas en materia de energía renovable y unos 145 pusieron en vigor políticas de apoyo a estas tecnologías.

La eólica, al frente

Según datos del informe elaborado por Bloomberg New Energy Finance (BNEF), los costes normalizados de la energía eléctrica en el segundo semestre del año demuestran la competitividad de la eólica terrestre por delante del gas y el carbón, así como la solar fotovoltaica que también muestra una tendencia a la baja.

El secretario general de Global Wind Energy Council (GWEC) Steve Sawyer, también ha señalado que “la energía eólica está liderando la transición desde los combustibles fósiles”, ya que “en 2015, la energía eólica fue la más instalada, tanto en Europa como en Estados Unidos. Estamos viendo nuevos mercados que se abren hacia África, Asia y América Latina, que se convertirán en líderes del mercado de la próxima década”.

Reducción del coste de generación eléctrica con renovables

El coste medio mundial de la producción eléctrica con eólica se redujo de los 85$/MWh a 83$/MWh, mientras que la caída de la solar fotovoltaica fue de 129$/MWh a 122$/MWh. Si comparamos las cifras con el precio nivelado de la energía nuclear, el carbón y el gas el descenso fue de 261$/MWh en países de América y Europa y de 158$/MWh en regiones de Oriente Medio y África.

Estos datos coinciden con los publicados en el informe sobre costes de generación de electricidad (2015) –elaborado por la Agencia Internacional de la Energía (AIE) y la Agencia de Energía Nuclear (NEA)–, que demuestran la bajada del precio más que significativa en los últimos cinco años: si bien en 2015 la producción de un MW/h con energías renovables costaba unos 500 dólares, actualmente se ha rebajado hasta una media que gira alrededor de los 200 dólares. Por el contrario, en el caso de las fuentes energéticas clásicas, donde más se ha encarecido la producción de energía eléctrica ha sido en las plantas térmicas de carbón y también a causa de las variaciones del precio del combustible.

Récord de inversiones globales

Los datos de la consultora BNEF también han demostrado que las energías renovables han marcado un récord histórico de inversiones en todo el mundo: 371.900 millones de dólares. Así es como las inversiones han aumentado un 4% respecto a 2014, impulsadas, en parte, por la eólica y la fotovoltaica, que han crecido un 30% en conjunto.

A nivel mundial, China se coloca al frente de la carrera de inversores con un aumento del 17% respecto al 2014 con más de 110 mil millones de dólares destinados al impulso de la eólica y la solar con el objetivo de reducir la dependencia de las centrales térmicas de carbón. Por detrás siguen los Estados Unidos, con una inversión de 56 mil millones de dólares, con un aumento del 8%. Con una tendencia negativa se encuentra Europa, con una caída de 58 mil millones de dólares, una reducción del 18% respecto a 2014, los datos más bajos desde 2006. El único país europeo que ha marcado una tendencia positiva es Reino Unido con un incremento del 24%, un dato que contrasta con la caída del 42% en Alemania y el 53% en Francia.

El mismo informe reconoce que han sido cuatro factores clave que han propiciado el aumento de inversiones en el sector: el descenso de los precios del crudo y el gas, la reducción de costes de la fotovoltaica, el tipo de cambio del dólar a otras monedas y la debilidad de la Unión Europea.

Mientras tanto, en España…

Pero si Europa está quedando atrás en la carrera mundial, más atrasada está quedando España. Según el último informe elaborado por la Asociación Europea de Energía Eólica (EWEA), en Europa se instalaron 12.800 nuevos megavatios de potencia eólica durante 2015, mientras que en España no se instaló ninguno.

Este “annus horribilis” es el resultado de una situación de inseguridad jurídica que el sector espera que se resuelva pronto para poder recuperar el terreno en una carrera fundamental para el planeta, pero también para el país y para las personas que vivimos en él. Al fin y al cabo, a pesar de la desaceleración España aún se mantiene por encima de la media europea en términos de consumo final de energía renovable, según los últimos datos publicados por Eurostat. No hay ni un minuto que perder.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *