180509_ciutats_ciudades

Las 101 ciudades del mundo que se acercan al 100% renovable

Las ciudades, grandes núcleos de contaminación de la actualidad, hace años que trabajan -con mayor o menor éxito- para alcanzar nuevos objetivos renovables. La organización Carbon Disclosure Project nos muestra cuáles son las 101 grandes ciudades del mundo que se encuentran entre el 70% y el 100% de abastecimiento a partir de energías renovables. Estos datos, actualizados a enero de 2018, han aumentado más del doble respecto a enero de 2015. Esta animación muestra cómo ha sido el incremento en el periodo estudiado:

180509_animació_ciutats_ciudades

Al frente del abastecimiento renovable encontramos Latinoamérica, que cuenta con 57 ciudades (47 en Brasil, 4 en Colombia, y, respectivamente, 1 en Chile, México, Ecuador y Panamá), 21 en Europa, 9 al África, 4 en Canadá y 4 en Estados Unidos, 3 en Nueva Zelanda, 1 en Corea del Sur y 1 en Australia. De este total de 101 ciudades, más de 40 se abastecen con electricidad 100% renovable combinando eólica, solar, geotérmica, hidroeléctrica y biomasa.

Actualmente, hay más de 570 ciudades que están informando a esta organización de cuáles son sus avances en materia renovable. Veremos si a medida que lleguen nuevos datos podemos ser aún más optimistas.

Sostenibilidad y fiebre renovable por países

Gracias al Índice de Rendimiento Ambiental de 2018, publicado a principios de años por la Universidad de Yale, podemos conocer también cuáles son los países que más y menos cuidan su medio ambiente. Lo han hecho a partir de 24 indicadores que evalúan la salud medioambiental (medición de la pureza del agua, calidad del aire, cantidad de metales pesados ​​que se encuentran en el medio ambiente, etc.) y la vitalidad del ecosistema (biodiversidad, recursos acuíferos, emisiones de CO2, etc.). Este es el ranking de los 10 países más avanzados y los 10 países más atrasados:

180509_ranquing països_ranking paises_ciutats_ciudades

Índices como este nos permiten criticar y analizar si las promesas y las ejecuciones de las políticas ambientales de los países son o no efectivas. Además sirven como herramientas de presión para cumplir con los objetivos marcados a nivel internacional, tales como el Acuerdo de París, que muchos aplauden y firman pero que a menudo no cumplen.